Unizar optimizará horarios y apagará la calefacción cuando haya más de 14 grados en el exterior

Unizar ya ha gastado el 70% de la cantidad presupuestada para energía

La Universidad de Zaragoza (UZ) optimizará los horarios de sus centros educativos para el curso que viene con el objetivo de ahorrar en su factura energética. Además, el encendido de la calefacción y su programación dependerá de los grados que haya en el exterior. De esta manera, se desconectará la calefacción cuando la temperatura fuera supere los 14 grados. Y es que a mitad de este mes de marzo, Unizar ya ha gastado el 70% de la cantidad presupuestada para energía, que ascendía a casi 5,1 millones de euros, mientras que otros años en estas fechas esa cifra se situaba en un 40%.

El motivo que ha llevado a la UZ a poner en marcha estas medidas es la subida de los precios de la energía, tanto de la electricidad como del gas. Si la situación continúa así y los precios siguen aumentando, el gasto será «inasumible» para la Universidad, «ni siquiera con deuda a corto plazo», ha subrayado el rector de la institución, José Antonio Mayoral, este lunes en la presentación de su Plan Urgente de Medidas en Materia de Energía.

Unas medidas que ya han sido copiadas por otras universidades del país y cuyo objetivo es ayudar a reducir en unos tres millones de euros la desviación del gasto energético, ya que sin ellas la factura total del año 2022 ascendería a unos ocho millones.

De esta manera, cada centro educativo «racionalizará sus propios horarios» en función de sus horas de mayor afluencia para el próximo curso 22/23 para reducir el consumo de energía. En cuanto a este curso, lo único que se podría modificar sería el momento de realización de exámenes para aprovechar «las horas de mayor temperatura», aunque no es algo oficial todavía, según ha explicado Mayoral.

Temporada de calefacción y ventilación de las aulas

Con carácter general, la temporada de calefacción será entre el 15 de noviembre y el 15 de marzo, salvo en situaciones de temperaturas muy adversas. Durante esos meses, el encendido tendrá lugar los días en los que la temperatura máxima exterior no supere los 14 grados. En caso de hacerlo, se desconectará. Por su parte, la refrigeración de las aulas en los días de calor se pondrá en marcha solo cuando la temperatura exterior esté por encima de los 29 grados.

En cuanto a la ventilación de los centros, las clases se airearán diez minutos entre cada hora y siendo suficiente la apertura de una única ventana y la puerta de acceso. Respecto a los espacios comunes, las ventanas permanecerán cerradas durante la jornada, pero se realizarán dos ventilaciones cada siete horas. Por último, los despachos y otras instalaciones, al menos se llevarán a cabo dos ventilaciones por jornada de trabajo.

Cuatro posibles escenarios de actuación

La Universidad de Zaragoza ha estudiado cuatro posibles escenarios que podrían darse en materia energética en la institución, tomando como base los datos de 2021. El primero de ellos es que «si todo prevalece, acabaríamos gastando 10,9 millones de euros en electricidad», ha explicado el gerente de la UZ, Alberto Gil. El segundo escenario analizado es que si los costes de energía aumentan durante 2022, la institución gastaría hasta 12,7 millones de euros.

El tercero consiste en que si el Gobierno de España regula finalmente el precio de la electricidad a 180 euros por kilovatio, sin modificar el consumo de la UZ en 2021 y sin contar con los tres primeros meses de 2022, el gasto de todo el ejercicio se situaría en los 7,9 millones de euros. Una cifra que se quedaría en los 6,7 millones de euros en el cuarto escenario planteado, el cual consiste en reducir un 20% el consumo de energía de abril en adelante, tal y como ha detallado Alberto Gil.

Este último, que combina la regulación del Gobierno central y las medidas de la Universidad de Zaragoza, sería el escenario más «óptimo». Unas medidas presentadas que se complementan con otras como trabajar en la eficiencia de algunos edificios, la inversión en fotovoltaica, el uso de iluminación LED, la sustitución de calderas antiguas o la implantación de fuentes sostenibles de autoconsumo, según ha señalado el vicerrector de Planificación, Sostenibilidad e Infraestructura, Ángel Pueyo. Además, han hecho hincapié en que la colaboración de la comunidad universitaria es «fundamental».

Print Friendly, PDF & Email