El «Rambo de Requena» se enfrenta a su juicio por su paso criminal por Teruel

El acusado lleva en prisión provisional desde lo ocurrido

Este martes comienza el juicio a Pedro Lozano Jiménez, conocido como el “Rambo de Requena” por, presuntamente, robar varias viviendas de la provincia de Teruel y por casi acabar con la vida de dos guardias civiles que le estaban persiguiendo. Estos hechos ocurrieron en el verano de 2020 y se juzgarán este martes y miércoles en la Audiencia Provincial de Teruel. Si se confirma su culpabilidad, podría enviarse a este individuo, perseguido por multitud de robos en la Comunidad Valenciana, a 61 años, como pide la acusación particular.

Según indica el escrito de acusación de la Fiscalía, Pedro Lozano Jiménez huía tras robar en varias viviendas de la Comunidad Valenciana y decidió continuar con su ruta delictiva por Teruel. Su primera parada fue en El Castellar, donde entró en una vivienda y se llevó mantas, toallas e incluso un sacacorchos. En la misma localidad, entró de nuevo a otra casa y en ella se apoderó de una carabina de aire comprimido y un coche.

Con este vehículo robado condujo hasta Muniesa donde fue localizado por dos agentes de la Guardia Civil siguiendo las descripciones que se lanzaban desde Valencia y la denuncia del vehículo robado un día antes. El «Rambo” se metió en una calle sin salida de Muniesa y sin previo aviso, según dice la Fiscalía, comenzó a disparar con un arma que poseía desde Valencia contra los agentes.

Unos disparos que fueron respondidos, pero no alcanzaron al presunto criminal. Uno de ellos, lanzó un disparo que encasquilló su arma y fue aprovechado por el acusado para aproximarse a uno de los guardias y pegarle un tiro que alcanzó al agente provocándole heridas de gravedad que hicieron peligrar su vida. Tras casi acabar con la vida de este agente huyó a pie hasta una calle aledaña donde se encontró un coche abierto y con las llaves puestas que usó, según dice el escrito, para huir del lugar.

Huyó a Andorra donde tuvo un accidente y que aprovechó para subirse al coche conducido por un varón del municipio al que obligó a llevarle coaccionándolo con la escopeta de perdigones que había robado en El Castellar. Una vez en marcha, el acusado se bajó del vehículo en la carretera hacia Albalate del Arzobispo, huyendo a pie. En medio del monte, finalmente se produjo su detención tras ser abatido. El «Rambo de Requena” fue enviado a la UCI del hospital Miguel Servet, al igual que el guardia civil antes atacado. Desde entonces está en prisión provisional.

La acusación particular de los dos guardias civiles, ejercida por el letrado Jorge Piedrafita, pide para él 61 años de prisión por los delitos de tentativa de asesinatos, lesiones graves, atentado a la autoridad, tenencia ilícita de armas, robo en casa habitada, coacciones y conducción temeraria. La Fiscalía no considera el delito de atentado a la autoridad ni el de lesiones graves, también cree que “El Rambo” cometió un delito de tentativa de homicidio y no de asesinato. Por todo ello, el Ministerio Público pide para él 29 años.

Print Friendly, PDF & Email