Dragan Sakota, nuevo entrenador de un Casademont que ficha al ex de la NBA Sean Kilpatrick

Dragan Sakota, en el centro de la imagen, es el nuevo entrenador de Casademont Zaragoza

Toni Muedra ya ha ejecutado las dos primeras operaciones importantes desde su llegada a Casademont Zaragoza. El director deportivo se ha hecho con el entrenador Dragan Sakota en detrimento de Jaume Ponsarnau para reforzar a los rojillos, pero no es el único movimiento. El escolta Sean Kilpatrick, ex de la NBA, es el primer fichaje de campo del director deportivo.

Comenzando por la cabeza visible del proyecto, el entrenador balcánico, nacido en Belgrado en 1952, ha firmado como técnico para lo que resta de temporada. De amplia experiencia en el baloncesto continental, llegará a la capital aragonesa en las próximas horas para ponerse al frente del equipo. Debe preparar desde ya el exigente final de temporada que aguarda al plantel zaragozano.

Sakota es un hombre de larga trayectoria, que llega a la capital aragonesa con un currículo denso. Después de pasar toda su carrera como jugador en las filas del KK IMT Belgrado, se convirtió en entrenador del primer equipo justo después de retirarse. En su primera temporada terminó la liga noveno, logrando la permanencia. Estaría cinco temporadas, hasta 1988 que firmó por el KK Zadar croata (1988-1989). También en Croacia, entonces integrada en la extinta República Federativa Socialista (RFS) de Yugoslavia, dirigió a la Cibona de Zagreb.

Entonces inició un largo periplo por Grecia. En el baloncesto heleno, tomó las riendas del PAOK de Salónica, equipo que le birló la Recopa de Europa al por aquel entonces CAI Zaragoza en la final de Ginebra. Dirigió después al Apollon Patrás, al Iraklis, otra vez el PAOK, al Peristeri, y de nuevo al Iraklis, todos ellos en el país heleno.

Ya en el siglo XXI, dirigió al Aris de Salónica en la 2000-2001, al AEK de Atenas hasta 2003 y al Olympiakos del Pireo en el siguiente curso. Más recientemente, el técnico serbio ha dibujado la pizarra de otros equipos europeos como el Estrella Roja, la Fortitudo de Bolonia, el Trabzonspor turco o el Antalya también otomano. Desde 2014 hasta 2018 lideró de nuevo el proyecto del AEK de Atenas con el que levantó la BCL de 2018. El último club que gestionó antes de recalar en Zaragoza fue, en una segunda etapa, el Estrella Roja de su Belgrado natal.

La llegada de Kilpatrick

Sean Redell Kilpatrick, de 31 años, es un escolta norteamericano con amplia experiencia en su país, tanto en la NBA como en las ligas universitarias y de desarrollo. Militó cuatro temporadas en los Bearcats de la Universidad de Cincinnati, en las que promedió 15,3 puntos, 4,3 rebotes y dos asistencias por partido, elevando sus guarismos hasta los 20,7 tantos en su última etapa universitaria en la temporada 2013-2014.

Tras no ser elegido en el Draft de la NBA de 2014, se unió a los Philadelphia 76ers en la NBA Summer League. En octubre firmó con los Golden State Warriors, pero fue descartado antes del comienzo de la temporada. Poco después fue adquirido por los Santa Cruz Warriors como jugador afiliado para disputar la G-League, aunque terminaría recalando esa misma temporada en los Delaware Blue Coats. En el equipo de Wilmington firmó la que hasta ahora ha sido la mejor actuación de su carrera, anotando 45 puntos en la victoria ante Fort Wayne Mad Ants.

Kilpatrick ha disputado cuatro temporadas en la NBA. Entre 2014 y 2018, participó en 157 partidos pasando por Minnesota, Denver, Brooklyn, Milwaukee, Los Angeles Clippers y Chicago. Durante su periplo por la liga norteamericana promedió 10,3 puntos, 2,7 rebotes y 1,5 asistencias por encuentro.

Llegó al baloncesto europeo en la temporada 2018-2019 para recalar en las filas del Panathinaikos griego. Posteriormente, lo hizo en el Buducnost montenegrino, en el Tofas Bursa turco y en el Hapoel Jerusalem, equipo del que procede, donde ha registrado 10,9 puntos, 3,2 rebotes y 1,2 asistencias.

El escolta norteamericano es, además, un viejo conocedor de la Liga Endesa, ya que formó parte del Gran Canaria en la 20-21. Aquí en España promedió 11,9 tantos y 10,2 créditos de valoración en los 16 partidos que disputó, destacando en la faceta de tiros de campo con un 47,7% en el porcentaje de dos.

Print Friendly, PDF & Email