Regreso a los orígenes del arte del plegado con la exposición «Orthodox Folding»

El Joker le dijo a Batman una vez que entre ambos no había ninguna diferencia, pues el hombre más cuerdo del mundo podría sucumbir a la locura. Simplemente un clic, un pequeño gesto valdría para que dos opuestos se convirtiesen en lo mismo. En el caso de Gabriel Álvarez ese gesto es la forma en la que se dobla el papel. Y es que en el origami un simple pliego puede hacer dos figuras aparentemente opuestas en iguales. O al revés. «Orthodox Folding» es un viaje al pasado, a esos orígenes del arte de plegar papel que hasta el 19 de junio llenará la Escuela Museo Origami de Zaragoza de pliegos que se convierten en auténtico arte.

Print Friendly, PDF & Email