El arte de hacer que un pliego de papel lo cambie todo: Orthodox Folding llega a la EMOZ

La exposición se podrá ver hasta el 19 de junio en la 2ª planta del Centro de Historias. Foto: Laura Trives

El Joker le dijo a Batman una vez que entre ambos no había ninguna diferencia, pues el hombre más cuerdo del mundo podría sucumbir a la locura. Simplemente un clic, un pequeño gesto valdría para que dos opuestos se convirtiesen en lo mismo. En el caso de Gabriel Álvarez ese gesto es la forma en la que se dobla el papel. Y es que en el origami un simple pliego puede hacer dos figuras aparentemente opuestas en iguales. O al revés. «Orthodox Folding» es un viaje al pasado, a esos orígenes del arte de plegar papel que hasta el 19 de junio llenará la Escuela Museo Origami de Zaragoza de pliegos que se convierten en auténtico arte.

Pajaritas, unicornios, sombreros, trajes. Todos ellos creados a partir de un folio en blanco que Gabriel Álvarez recorre por diferentes lugares, pues los pliegos nunca son por un mismo sitio. Diferentes recorridos que recuerdan a esa papiroflexia de los 80 y los 90 que, todavía incipiente, demostraba cómo a través de un simple folio se podían conseguir grandes cosas.

«Tenía que estar claro que era de los 80. Tenía que estar claro que era papel con lo cual le he dado mucha importancia a que se vea el papel, que son figuritas plegadas, no recortadas, que no está mal pero entonces no es papiroflexia es otra cosa, y para que se vean los pliegues lo mejor es que fuese papel blanco. He hecho figuras grandes porque me interesaba que se viesen bien los pliegues, la verdad es que no son figuritas monas que se diga, quizás hubieran quedado mejor en un tamaño más pequeño pero me interesaba que se viese la técnica», ha relatado el artista de la exposición, Gabriel Álvarez.

A pesar de que el papel blanco es el más utilizado en la muestra, el artista quería dotar de color a alguna de las figuras y por ello uso papel coloreado por una sola cara. Así, los efectos de color se obtienen gracias al juego de pliegues. «Orthodox Folding» es el nombre de una exposición que quiere rendir homenaje al Grupo Zaragozano de Papiroflexia, que fue uno de los primeros en el mundo de este arte y en el que Álvarez jugó un papel fundamental.

Marilyn Monroe, Chaplin o La Gioconda. Aparentemente retratos normales en una sala contigua a la exposición de Gabriel Álvarez. No obstante, si el visitante agudiza un poco la vista descubrirá que lo que compone los rostros de estas figuras icónicas son pequeños trozos de papel. Origami 3D es una exposición que demuestra que las cosas no son lo que parecen y que gracias a las horas de dedicación de su creador, Andrés Martín, crea ilusiones ópticas que dejan asombrado a todo aquel que pasea por allí.

Así, hasta el 19 de junio la Escuela Museo Origami de Zaragoza demostrará cómo con los pliegos de un papel se puede hacer arte tan bello como cualquier otro.

Print Friendly, PDF & Email