Aragón destina un millón de euros a ayuda humanitaria con la vista puesta en Ucrania

En 2022 “un 15% de nuestro presupuesto lo hemos destinado a ayuda humanitaria y de emergencia”, ha expresado Natalia Salvo. Foto de Archivo: recogida de material para Ucrania por parte del Gobierno de Aragón

«De las crisis solo se puede salir cooperando». Este ha sido el principal mensaje que se ha trasladado desde la Comisión de Ciudadanía celebrada este miércoles en las Cortes de Aragón. Con la vista puesta en Ucrania, la directora general de Inmigración y Cooperación al Desarrollo, Natalia Salvo, ha reconocido que la política humanitaria y de emergencia de la Comunidad se ha visto «fortalecida» por la «apuesta que hizo el Gobierno desde el inicio de la legislatura». Una apuesta que, según Salvo, se traduce en los presupuestos que su Departamento ha dedicado a estas políticas. Precisamente, en 2022 «un 15% de nuestro presupuesto lo hemos destinado a ayuda humanitaria y de emergencia», ha expresado.

Dichos datos se traducen, como ha sostenido la directora general, en que cerca de un millón de euros se han asignado al Programa adaptado vacaciones en paz, a emergencias humanitarias sobrevenidas -como la invasión rusa de Ucrania- y al fondo Covax de vacunación internacional solidaria que, este año, se ha visto «reforzado». «Pasa de 80.000 euros a 310.000 euros en 2022», ha señalado.

En este sentido, respecto a Ucrania, el comité autonómico de emergencias de Aragón, a instancias de la DGA, ha destinado -de estos presupuestos- 150.000 euros a esta crisis humanitaria. Mientras que 368.000 euros se centrarán en paliar los efectos de la covid-19 en las sociedades más vulnerables, así como en ayudar a las poblaciones de Gaza y Haití.

La ayuda humanitaria, aquella asistencia proyectada para salvar vidas, mitigar el dolor y sustentar y preservar la dignidad de las personas, está en el punto de mira del Ejecutivo autonómico desde 1994. Así lo ha manifestado Salvo, quien ha indicado que, desde ese año hasta la actualidad, «el gobierno de Aragón ha dedicado más de 12 millones de euros a atender ayudas de emergencia humanitaria en 38 países de tres continentes diferentes». Unas acciones que se desarrollan a través de tres herramientas: la Ley aragonesa de cooperación al desarrollo, el plan director vigente y los planes anuales.

«De poco sirve la solidaridad con Ucrania sin coordinación»

En una comisión centrada principalmente en Ucrania, los distintos grupos parlamentarios se han puesto de acuerdo en el fondo de la cuestión. Todos han puesto en valor la «solidaridad» de la ciudadanía aragonesa, pero han reconocido que «de poco sirve» si no se «coordina».

El portavoz de IU, Álvaro Sanz, ha tildado de «deficiente» la coordinación de la DGA en el envío de materiales y ha asegurado que, con las campañas de recogida de productos, «solo se difunde ruido». «Las crisis mediáticas generan aluviones de solidaridad y el pueblo quiere ayudar, pero para eso hay que organizarlo debidamente», ha puntualizado.

Por su parte, el diputado de Vox, David Arranz, ha ido más allá instando «una respuesta común: de Estado». «El corazón está muy bien, pero hay que ordenar todo esto», ha aseverado. Por otra parte, ha apelado por la «prudencia», la «vigilancia» y el «control» con las mafias que se están instalando en las fronteras.

«No hay que olvidarse de Siria, Sáhara, Yemen o Afganistán». Así ha comenzado su discurso la diputada de Cs Susana Camañes, quien ha subrayado que, «en solidaridad y ayuda de emergencias, la ciudadanía aragonesa siempre se ha volcado, y esto es digno de elogio, pero implica complejidad». «Afrontamos retos complejos, pero la mayoría de las veces muy improvisados», ha lamentado.

Por su parte, la portavoz en Ciudadanía del PP, Marian Orós, ha criticado que «se haya ido por detrás de los acontecimientos». «Es imprescindible el liderazgo», ha expuesto. Razones por las cuales, desde su formación han apostado por habilitar un teléfono que centralice todas las cuestiones sobre la crisis ucraniana, se establezca una ruta y un traslado «seguro» y se controle a aquellas personas que se dirigen a las fronteras para trasladar refugiados. «Con el objetivo de evitar el control de las mafias», ha revelado.

Por otra parte, Orós ha solicitado una simplificación de la burocracia para que los ucranianos adquieran el estatus de refugiado «de manera rápida» y el «inmediato» acceso a la medicación a aquellas personas que lo necesiten. «Los menores tienen cobertura sanitaria, pero los mayores necesitan acudir al padrón para que se les asigne un centro de salud y, en ocasiones, necesitan su medicación de manera inmediata», ha explicado Orós.

El cuatripartito ensalza las políticas de ayuda humanitaria de la DGA 

Intentando dejar a un lado la crisis en Ucrania, desde el PAR, su diputada Esther Peirat ha puesto la atención en la pandemia. «No ha terminado y las necesidades de vacunación no pueden ser objeto de abandono», ha afirmado. Sin embargo, ha reconocido que «cada día surgen nuevos retos y algunos, por su cercanía, son mucho más urgentes». Unos retos que «no pueden ser selectivos». Así lo ha manifestado la diputada de Podemos Vanesa Carbonell, quien ha defendido que «debemos abrir los brazos a todas las personas, no podemos diferenciar entre ciudadanos de primera y de segunda».

La parlamentaria Carmen Martínez (CHA) ha asegurado que «vamos a aprender de esto» y «así nadie dirá que las políticas de cooperación del gobierno de Aragón son prescindibles». Un claro mensaje dirigido a la oposición que «busca generar ruido con la igualdad de los refugiados». «Da igual el país de origen de los refugiados, todo el mundo sale por una desgracia”, ha aclarado.

Por último, Pilimar Zamora (PSOE) ha querido dejar claro que las políticas humanitarias «no se desarrollan en función de la nacionalidad, sino debido a la emergencia».

Print Friendly, PDF & Email