El padre acusado de violar a sus tres hijas niega todo y dice que es un plan de su esposa

El juicio continuará mañana en la Audiencia Provincial de Zaragoza

Un padre se ha sentado esta mañana en la Audiencia Provincial de Zaragoza como acusado de abusar sexualmente de sus tres hijas, una de ellas biológica y las otras dos de un antiguo matrimonio de su esposa. El acusado ha negado todo y ha apuntado a que “todo está planeado por su esposa”. 33 años de prisión pide para él la acusación particular ejercida por la familia de las presuntas víctimas.

La familia, compuesta por siete miembros, se trasladó de los EEUU a la calle Conde Aranda de Zaragoza en 2018. En el sofá de esta casa es donde, según defiende la Fiscalía y acusación particular, se produjeron los abusos sexuales a las menores cuando el acusado les invitaba a echarse con ellas en este lugar. Él lo niega todo. “En el sofá no pasó nada, es muy estrecho. Es imposible dormir allí dos”, ha afirmado. Además, ha añadido que, en la habitación de al lado, dormían sus otros dos hijos varones y que, “como son muy inteligentes, habrían dicho algo”.

El acusado achaca estas acusaciones a un plan urdido por su, según ha dicho, todavía esposa. “Jamás he tocado a mis hijas, es lo más valioso que tengo. Es totalmente mentira, mi esposa no sé que tiene conmigo”, ha continuado. Sin embargo, según ha apuntado la fiscal durante la sesión, fueron las hijas y no la madre las que, a través de la psicóloga del colegio, denunciaron los presuntos abusos.

Sobre esta última cuestión, el acusado ha tratado de explicar que a su hija biológica, la primera que contó a la psicóloga lo ocurrido, “le cuesta retener las cosas, hay que estar pendiente de ella en todo momento y que podría haber creado eso en su mentalidad”. Sobre la inculpación de sus hermanas, el acusado indica que “son chicas muy inteligentes y han decidido apoyarla”.

Primero la hija biológica, que contó todo a su psicóloga durante una sesión por videollamada durante el confinamiento, y luego las otras dos, hijas de un antiguo matrimonio de su madre, han relatado ante el juzgado zaragozano como el acusado abusó de ellas sometiéndolas a tocamientos e incluso a penetraciones.

Este miércoles continuará el procedimiento a este varón con el paso de los peritos científicos y los psicólogos del Instituto de Medicina Legal de Aragón (IMLA). Los peritos explicarán que encontraron un preservativo con restos biológicos de una de las niñas y del acusado en un cajón bajo el sofá. Él hoy ha negado que lo usase.

Print Friendly, PDF & Email