Educar en el consumo responsable, el nuevo reto de la Universidad de Zaragoza y la DGA

El rector de la Universidad de Zaragoza, José Antonio Mayoral, y la consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales, María Victoria Broto, han firmado el acuerdo

Extender la cultura del consumo responsable entre la comunidad universitaria mediante acciones en educación y formación que contribuyan también a generar conocimiento en las áreas de protección de los consumidores y usuarios. Es el objetivo que se han propuesto cumplir la Universidad de Zaragoza y el Gobierno de Aragón a través de un convenio firmado este lunes en el Paraninfo por el rector de la Universidad de Zaragoza, José Antonio Mayoral, y la consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales, María Victoria Broto.

Para lograrlo, está prevista la promoción, el diseño y la organización de actividades de comunicación y formación, como conferencias, seminarios, cursos y foros de debate. Es el caso de los Cursos de Verano de la Universidad de Zaragoza o la convocatoria de premios al Mejor Trabajo Fin de Grado, Fin de Máster, Proyecto de Investigación y Proyecto Emergente en Consumo Responsable, que también se ha celebrado este lunes en el Edificio Paraninfo.

“Consumidores somos todos”, ha recordado en el acto María Victoria Broto, quien ha manifestado que “en este momento más que nunca, debemos ser conscientes de la importancia del consumo sobre la economía y política y, por tanto, de la fuerza que tenemos como consumidores, la cual debemos utilizar con sentido común”. La consejera ha querido apelar a “la responsabilidad de cada consumidor y la importancia de conocer sus propios derechos”, lo que, en sus palabras, “contribuiría a una mejor sociedad”.

El rector de la Universidad, José Antonio Mayoral, ha hecho hincapié en el “papel decisivo de la economía circular para alcanzar un desarrollo económico sostenible” y ha recordado que “el planeta es finito, las materias primas son limitadas y hay que hacer de ellas un uso eficiente, más todavía con la sinrazón de la guerra como telón de fondo”.

El acuerdo, que asciende a 30.000 euros, busca desarrollar la cooperación entre la Universidad y el departamento de Ciudadanía y Derechos Sociales de la DGA, con el fin de “fomentar la formación en materia de consumo familiar y ampliar el conocimiento de sus derechos y deberes”, así como “implementar actuaciones que puedan generar en los ciudadanos bienestar y plenitud de vida”. Es el quinto año consecutivo que la UZ trabaja de la mano del Departamento en temas de consumo.

La entrega de premios, una de las actividades más destacadas del acuerdo, ha tenido lugar en vísperas del Día Mundial de los Derechos de los Consumidores, que se celebra este martes 15 de marzo, este año bajo el lema “Eliges bien: consumo responsable”. En el acto también han estado presentes la vicerrectora de Cultura y Proyección Social, Yolanda Polo, y el director general de Protección de Usuarios y Consumidores, Pablo Martínez.

“Es muy importante que el consumo cuente con investigadores que lo analicen desde diferentes áreas del saber, desde la economía, la educación o el derecho hasta la ingeniería o la arquitectura”, ha declarado Broto. Mayoral, por su parte, ha querido resaltar el Máster en Economía Circular que se imparte en la Universidad de Zaragoza, “gracias al cual Endesa nos ha elegido formadores en economía circular para la compañía”.

Los premiados han sido Pilar Aznar (Mejor Trabajo de Fin de Grado); Martín Lallana (Mejor Trabajo de Fin de Máster); Marta Pedraja, Carmen Berne, Mercedes Marzo y Ana Grillo (Mejor Proyecto de Investigación) y el proyecto “Palet contenedor invisible” (Mejor Proyecto Emergente).

La consejera se pronuncia sobre Ucrania

El pasado viernes, los consejeros Broto, Faci y Repollés mantuvieron una reunión de Coordinación en la Protección Temporal de Desplazados convocada por la Delegación del Gobierno en Aragón para la acogida de refugiados ucranianos. Con respecto a este tema, Broto ha señalado que «lo fundamental es que todos estemos coordinados, que estemos de acuerdo y haya un intercambio de información».

En este sentido, la consejera ha anunciado que, a fecha del viernes, habían llegado a Aragón 160 personas ucranianas y ya se ha puesto en marcha una oficina en Delicias para que estas personas puedan acceder a su documentación de refugiados en 24 horas. En este respecto, Broto ha explicado que, además de regularizar su situación, se les facilitará tarjeta sanitaria, se comprobará su situación de vacunación con respecto a la Covid-19 y se procederá a la escolarización inmediata de los niños en cuanto se sepa en qué zona o barrio se vaya a producir la acogida. «Ya tenemos experiencia en estos temas, recuerdo que cuando llegaron los refugiados de Afganistán, en tres días escolarizamos a 70 niños, eso demuestra que sabemos cómo actuar», ha concluido Broto.

La consejera también ha querido alabar la acción coordinada tanto de las autoridades europeas como de las españolas, pero, sobre todo la solidaridad de los aragoneses. Por ello, tanto Broto como Mayoral han pedido a la población a que, a partir de ahora, haga donaciones económicas para paliar el conflicto y es que, pese a que el envío de materiales es una iniciativa encomiable, «no sabemos qué materiales necesitan y cuesta más la logística de enviarlos que conseguirlos allí si de verdad son necesarios».

Print Friendly, PDF & Email