Arranca este lunes una huelga indefinida de transportistas

La situación se ha hecho insostenible por el incremento imparable y diario del precio de los carburantes

Los transportistas están convocados a una huelga “indefinida”, desde esta pasada medianoche, en protesta por el incremento del coste del combustible y por las condiciones laborales de estos trabajadores.

La huelga está promovida por la Plataforma para la Defensa del Sector del Transporte de Mercancías por Carretera Nacional e Internacional, y no cuenta con el apoyo de las principales patronales, entre ellas el Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC), la Federación Nacional de Asociaciones de Transporte de España (Fenadismer) y la Confederación Española de Transporte de Mercancías (CETM).

La Junta Directiva Nacional de la plataforma ha aprobado esta protesta porque “el 90% de las empresas de transporte (medianas y pequeñas) nos encontramos en una situación de quiebra total y las condiciones laborales son de total precariedad”, con “unas consecuencias que pagan de manera directa los conductores asalariados”.

La plataforma cree insuficiente el acuerdo que alcanzó el Gobierno antes de Navidad con las patronales para desconvocar las movilizaciones anunciadas y que se plasmó en un decreto-ley que aprobó el Consejo de Ministros el pasado 1 de marzo.

Tabla de exigencias

La plataforma ha dirigido una batería de reivindicaciones a los ministerios de Transportes y Trabajo, y como no ha obtenido una respuesta satisfactoria, ha decidido mantener la huelga con carácter “indefinido”.

Exige que se prohíba la contratación de servicios de transporte de mercancía por carretera por debajo de los costes de explotación y que se limite la intermediación en el contrato de transporte a un solo contratista.

También demanda la prohibición por ley de la carga y descarga por parte de los conductores, y un decreto que limite estas labores en un tiempo máximo de una hora desde su llegada, o desde la hora pactada.

En su tabla de exigencias también se incluye una petición de seguridad vigilada por parte del Estado en áreas de descanso, creación de nuevas áreas de descanso que den respuesta al flujo actual de vehículos ubicadas en toda la red viaria, jubilación a los 60 años por profesión clasificada de alto riesgo y reconocimiento de la totalidad de las enfermedades profesionales derivadas de este trabajo tanto para asalariados como autónomos.

El decreto que aprobó el Gobierno el 1 de marzo establece la revisión obligatoria del precio del transporte ante la variación del precio del combustible desde el momento de la contratación hasta la realización efectiva del transporte, ligado a los índices que se publiquen en la página web del Ministerio de Transportes.

También contempla el decreto la prohibición con carácter general de que el conductor realice la carga y descarga de la mercancía y soportes en vehículos superiores a 7,5 toneladas, permitiendo excepciones puntuales.

Respeto

Con la convocatoria de la huelga ya confirmada, el director general de Transporte Terrestre, Jaime Moreno, citó este viernes a una reunión del Comité Nacional del Transporte. Tras la misma, el Ministerio anunció en un comunicado una reunión de la ministra Raquel Sánchez con las organizaciones del sector, para estudiar nuevas medidas de apoyo ante el impacto de la guerra de Ucrania en el coste energético.

Fenadismer, ante la convocatoria de huelga, ha pedido este fin de semana en un comunicado que se respete a aquellos transportistas que voluntariamente quieran adherirse y que se respete asimismo a aquellos que opten por seguir prestando su actividad.

Con vistas a la reunión con la ministra, dice que exigirá “la inmediata puesta en marcha del Plan Nacional de medidas en el que está trabajando el Gobierno para responder al impacto económico por la crisis de Ucrania, entre otras, las relativas a paliar y frenar el incremento del precio de los carburantes”.

“La situación se ha hecho insostenible por el incremento imparable y diario del precio de los carburantes, que en la actualidad ya representa más del 50% de los costes de explotación de la actividad, sin que en estas circunstancias de absoluta volatilidad y, de alteración irracional del mercado de los carburantes, puedan los transportistas repercutir dichas subidas”, señala la federación.

Print Friendly, PDF & Email