Llegan los 60 refugiados de Ucrania acogidos en el Seminario de Tarazona

Hace una semana el obispo de Tarazona, Mons. Eusebio Hernández Sola, ofreció las instalaciones diocesanas para los refugiados que pudieran necesitarlas

Sobre las 14.00 horas de este domingo llegaban a las instalaciones del Seminario diocesano de Tarazona 60 refugiados ucranianos y los voluntarios que los han traído procedentes de Polonia. El grupo está compuesto por mujeres, niños, adolescentes y tres hombres. Van a ser alojados en habitaciones que se han acondicionado para ellos, con todas las comodidades necesarias, y van a disponer de dos salas de estar donde poder reunirse, una sala de juegos que va a ser habilitada y un comedor. Además, van a poder disfrutar del exterior del Seminario que cuenta con amplias zonas de recreo al aire libre.

“Se ha hecho el máximo esfuerzo en el menor tiempo posible para acoger a estas personas y que se encuentren como en su casa”, ha señalado el obispo de Tarazona, Mons. Eusebio Hernández Sola. El prelado ha destacado la importancia de la colaboración entre instituciones porque “es necesario trabajar unidos y en colaboración para remar en la misma dirección y ayudar en todo lo que podamos”. “Se han puesto de manifiesto los lazos de fraternidad y la buena voluntad de estos voluntarios que han ido y vuelto a Polonia en un tiempo casi récord, de manera totalmente altruista y demostrando una generosidad sin límites, para ayudar a esta gente tan necesitada que huye de la guerra. Ahora toca por nuestra parte darles calor y cariño porque no olvidemos que han dejado todo en Ucrania”, ha remarcado.

«Cuando empezó la guerra me pregunté que podíamos hacer desde la Diócesis de Tarazona y de ahí mi ofrecimiento de las instalaciones diocesanas y, en concreto las del Seminario, y fue providencial la iniciativa de los voluntarios. Parecía difícil traerlos pero ya están aquí», ha expresado el prelado.

Este grupo de refugiados ha podido llegar hasta España gracias a la iniciativa de varios voluntarios de Tarazona que, a título particular, organizaron una recogida de alimentos, ropa y material sanitario con la idea de llevarlo a la frontera entre Polonia y Ucrania y regresar con refugiados que habían huido de Ucrania por la guerra. El convoy compuesto por tres camiones y nueve furgonetas con todo el material recogido, partió de Tarazona el pasado 9 de marzo y el viernes, 11 de marzo. Tras distribuir la ayuda, regresaba hacia España con 60 personas que recogieron en un campo de refugiados de Varsovia.

Este domingo a su llegada, los voluntarios y también los refugiados han agradecido todas las muestras de solidaridad que han recibido por parte de todos los turiasonenses y han pedido ayuda porque “se siguen necesitando muchas cosas, medicamentos, alimentos y dinero”.

Cientos de turiasonenses han querido demostrar su apoyo y su cariño acudiendo a las inmediaciones del Seminario para recibirlos. Hace una semana el obispo de Tarazona, Mons. Eusebio Hernández Sola, ofreció las instalaciones diocesanas para los refugiados que pudieran necesitarlas y, posteriormente, se reunía con el alcalde de la ciudad y los portavoces de los grupos municipales, para tomar medidas que sirvieran de ayuda a los desplazados por la guerra y que se tradujo en un convenio de colaboración entre Obispado, Ayuntamiento de Tarazona y Comarca de Tarazona y Moncayo.

La S.I Catedral de Tarazona acogerá este lunes 14 de marzo, tras la misa que se celebrará a las 19.30 horas con motivo del Encuentro de Arciprestes de Aragón, los testimonios de los voluntarios sobre la experiencia vivida.

Print Friendly, PDF & Email