Aragón reivindica de forma unánime la implantación de las renovables sin macroproyectos energéticos

Plataformas y colectivos de Aliente (Alianza Energía y Territorio) de las tres provincias han llegado hasta la capital aragonesa

El centro de Zaragoza se ha inundado este domingo por una marea de colores verdes y blancos, grandes letreros y pancartas que han reivindicado la importancia de las energías renovables, y que al mismo tiempo denunciaban la forma de implantar estos proyectos macroenergéticos en Aragón. Plataformas y colectivos de Aliente (Alianza Energía y Territorio) de las tres provincias han llegado hasta la capital aragonesa, después de alzar la voz en otros municipios de la Comunidad e incluso en Zaragoza -en otras ocasiones-, para mostrar su rechazo a un modelo de transición energética basado en el despliegue invasivo de instalaciones a gran escala, que “olvida a las personas, el medio ambiente y la biodiversidad, centrando su objetivo en multiplicar los beneficios para unas pocas grandes empresas”.

El lema “Renovables sí, pero no así” retumbaba en esta calurosa matinal de domingo, acompañado de otras reivindicaciones como “pinares del Maestrazgo sumidero natural de CO2”, “más pinos, menos molinos”, “fraccionamiento especulativo”, “estepas libres” o “no al colonialismo energético”, hasta la lectura del manifiesto que se ha producido alrededor de las 13.00 horas en la céntrica plaza España.

“Queremos que las renovables sean el futuro, pero no creemos que la forma de implantarlas sea a base de macroproyectos que los ejecutan cuatro u ocho empresas y que realmente no genera empleo y siguen dejando la energía en manos de los mismos que la tenían hasta ahora”, ha denunciado el portavoz de todas las plataformas y miembro de la asociación a favor de los paisajes de Teruel, Javier Oquendo. Oquendo ha dado nombres propios de compañías a las que se encargan estos proyectos como Iberdrola, Naturgy o Acciona, defendiendo que el objetivo de las energías renovables “era que todos pudiéramos llegar a ser productores, distribuidores y consumidores y generar el beneficio”.

Todos estos colectivos apuestan por un modelo energético “distribuido y socialmente justo»

Un modelo, aseguran, que ahora utiliza “el drama de la guerra como excusa para acelerar la tramitación de proyectos, relegando a un segundo plano otros problemas históricos como la despoblación”, afectando asimismo a otros sectores tradicionales como el turismo o la actividad agroganadera. “No es una lucha entre rural y urbano, podría ser una oportunidad para el medio rural. El empleo que se va a generar en el medio rural es mínimo, hay parques desarrollados y no generan empleo”, ha apostillado Oquendo sobre las puertas laborales que abren estos complejos.

Todos estos colectivos apuestan por un modelo energético “distribuido y socialmente justo, que de verdad ponga por delante la protección del planeta y los beneficios para las personas”. La movilización celebrada en Zaragoza ha reunido a miles de personas, aunque Oquendo asegura que la actividad no acaba aquí. “Nos hemos reunido con todos los partidos. Mañana estaremos atentos a ver si nos invitan a la mesa de la energía como dijeron, pero seguiremos dialogando con quien haga falta, seguiremos presentando alegaciones a los proyectos, incluso llegar a contenciosos si esos proyectos se declaran positivos. No acaba nada hoy, hoy empiezan muchas cosas”, ha manifestado el portavoz y uno de los organizadores de la manifestación.

Print Friendly, PDF & Email