Aragón lidera un proyecto europeo que permitirá biodegradar plásticos con enzimas y reciclar aviones

El objetivo es recuperar la fibra de carbono y la resina, que después podrán reutilizarse

Tras 18 meses en activo, el proyecto Bizente, coordinado por el zaragozano Aitiip Centro Tecnológico, continúa desarrollando desarrollado una tecnología pionera que permitirá biodegradar compuestos termoestables, hasta ahora no reciclables, mediante el uso de enzimas. El objetivo es recuperar la fibra de carbono y la resina, que después podrán reutilizarse. Bizente llega como una solución innovadora y sostenible, que ayudará a reducir en un 40% la emisión de plásticos termoestables no biodegradables al medioambiente, evitando su destino actual: almacenamiento en vertederos y combustión.

En 2030, se calcula que cerca de 12.000 aviones y 12.000 aerogeneradores pondrán fin a su vida útil. Un problema que se repite en otros sectores estratégicos, como el ferroviario, la construcción o la electrónica. Teniendo en cuenta que, en un año, en el mundo pueden alcanzarse las 430.000 toneladas de desechos compuestos, la tecnología de Bizente, basada en ingeniería de proteínas, será capaz de descomponer al menos el 27% del total de esos residuos. Además, al cambiar incineración por biodegradación, el impacto positivo de Bizente también se reflejará en una disminución de las emisiones de CO2 liberados durante dicha combustión. Una alternativa revolucionaria que responde a los retos de economía circular y sostenibilidad que afronta Europa.

Modelo biocatalítico de degradación enzimática para recuperar fibra de carbono y resinas

La tecnología de Bizente pretende conseguir una biodegradación controlada de los materiales compuestos termoestables mediante el uso de enzimas. Estas serán previamente diseñadas mediante evolución dirigida para adaptarlas al proceso de degradación. Las reacciones se escalarán dentro de reactores químicos industriales. Tras este proceso, se recuperarán las fibras de carbono de los composites, se estudiarán los subproductos del proceso de degradación y se desarrollará su revalorización.

Los tipos de polímeros que principalmente pueden ser degradados por enzimas son el poliéster, el poliuretano (PUR) o el tereftalato de polietileno (PET). El mecanismo de degradación es la oxidación o la hidrólisis. Bizente propone una solución novedosa que extiende el proceso biocatalítico a un nuevo tipo de materia prima: tres resinas termoestables (epoxi, poliéster y viniléster) que no han sido abordadas anteriormente en la cadena de valor del plástico. Esta innovación expandirá el horizonte hacia nuevos mercados y oportunidades.

Bizente, en el que participan 10 socios de cinco países, es el primer proyecto aprobado por la Unión Europea para el tratamiento de materiales compuestos, una vez que han llegado al final de su vida útil. El proyecto está coordinado por Aitiip Centro Tecnológico.

Print Friendly, PDF & Email