Tradime pide que se les quite el impuesto de hidrocarburos para poder seguir trabajando

El consejero Soro con el presidente de Tradime, José Antonio Moliner

El continuo aumento del precio del carburante es el principal problema de los transportistas a día de hoy. Con precios que están convirtiendo al transporte de mercancías en un negocio inviable, el presidente de Tradime, José Antonio Moliner, se ha reunido con el consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda, José Luis Soro, para trasladarle estas preocupaciones y pedir la retirada del impuesto de hidrocarburos.

El consejero Soro ha explicado que, con la reunión de esta mañana, quieren “escuchar la situación tan agobiante y asfixiante por la que están pasando por el precio del combustible, darles nuestro apoyo y escuchar sus reivindicaciones”. Tras la conversación con Moliner, Soro se ha comprometido a trasladar las preocupaciones de los transportistas y las soluciones que plantean al Ministerio de Transportes, así como a hacer todo lo que esté en su mano para aliviar la situación.

Por su parte, el presidente de Tradime ha señalado que la situación es insostenible y “la única solución que tenemos es parar los vehículos”. Por ello reclaman al Gobierno de Aragón que hagan oír su voz en Madrid e intenten que se quite el impuesto de hidrocarburos, que supone 30 céntimos por litro de gasolina, “aunque sea solo durante un tiempo”.

El presidente de Tradime, José Antonio Moliner, ha trasladado las preocupaciones del sector al consejero

Los precios disparados suponen que los transportistas tengan que invertir el doble en gasolina para llenar el depósito y, si antes un depósito de 1.000 litros se llenaba con 1.000 euros, ahora necesitan 2.000 euros. Moliner señala que, de esa cantidad, el 50% son impuestos y reivindica que “el transporte paga impuestos como cualquier otra empresa y, a parte, tenemos este impuesto añadido, no lo podemos soportar”.

Con los precios por las nubes, Moliner destaca que “en estos momentos no creemos, es que sabemos que no se puede trasladar esto a la facturación, con lo cual solo tenemos una salida, o se nos quita el impuesto o tendremos que parar los vehículos”. Una medida a la que no les gustaría llegar porque son conscientes de los efectos que tendría esto en la vida de los ciudadanos. Sin embargo, Moliner señala que “esto no solo lo sufrimos nosotros, hay muchas personas que van a trabajar todos los días con su vehículo y están pagando unos impuestos salvajes”.

La asociación pasa ahora la pelota al Gobierno, a quien reclama que haga “este esfuerzo coyuntural” ya que “está ganando más dinero que antes, con cada subida gana más dinero. Todo tiene un límite”.

Print Friendly, PDF & Email