El Consejo Interterritorial de Sanidad llega a Zaragoza con todos los frentes abiertos

Este miércoles tiene lugar ya una reunión de los directores generales de Salud Pública que van a abordar documentos técnicos

Zaragoza se convierte este miércoles y jueves en el epicentro del Sistema Nacional de Salud español. Todos los ojos del territorio nacional mirarán a la capital aragonesa que celebra el Consejo Interterritorial de Sanidad estos días. Un cónclave de los consejeros y consejeras de todas las Comunidades Autónomas que servirá para dirimir, o al menos tratar de llegar a un único acuerdo en aspectos tan relevantes a estas alturas de la pandemia como la eliminación de las mascarillas en interiores, el nuevo sistema de vigilancia de la enfermedad o los acompañamientos a las personas hospitalizadas.

Este miércoles tiene lugar ya una reunión de los directores generales de Salud Pública que van a abordar documentos técnicos que faciliten la toma de decisiones y permitan extraer conclusiones, y este jueves, la ministra de Sanidad, Carolina Darias, se reunirá con todos los consejeros del ramo en la que será la reunión presencial más poblada de los últimos años, y en la que Sira Repollés hará las labores de anfitriona.

Sin duda, uno de los aspectos más relevantes de la reunión será el de establecer un nuevo sistema de vigilancia de la enfermedad, con el objetivo de normalizar la Covid-19 y equipararla al resto de afecciones respiratorias como la gripe. Entre los cambios previstos, o al menos que serán objeto de estudio, aparece la restricción de las pruebas diagnosticas sólo a las personas más vulnerables, aquellas “en las que es muy importante conocer si padece la enfermedad”. “Seguiremos disponiendo de una red de vigilancia en toda la Comunidad que nos permita detectar a personas que acuden a Atención Primaria con enfermedades respiratorias, en principio banales”, ha explicado Repollés en una entrevista concedida al programa Despierta Aragón de Aragón Radio.

El nuevo plan de vigilancia tendrá el propósito claro de proteger a las personas más vulnerables: “dejaremos de hacer rastreos y cuarentenas a los contactos estrechos salvo que se muevan en espacios de vulnerabilidad, e intentaremos detectar aquellos signos de alarma como la detección de nuevas cepas o brotes en zonas concretas”, ha insistido la consejera de Sanidad del Gobierno de Aragón.

Repollés ha comparado la situación a la que se aspira con la de cualquier enfermedad respiratoria, con medidas de prevención como la de permanecer en casa si uno se encuentra mal. “Se trata de pasar a un escenario de estas características. No podemos perder la radiovigilancia que tenemos, pero pasamos a un escenario de transición y de control como cualquier otra enfermedad respiratoria, es decir, a un escenario de mayor cronicidad”, ha insistido la titular del ramo sanitario.

Asimismo, ha avanzado que la cuarentena se eliminará en personas asintomáticas que no están en contacto con personas de riesgo, o en aquellas sin o con pocos síntomas y no sean vulnerables. Sin embargo, lo más probable es que se mantengan en los trabajadores de hospitales y residencias.

Las mascarillas en interiores

Tras el fin del uso de las mascarillas en el exterior, indudablemente la siguiente cuestión que todo el mundo se planteaba era cuándo se quitarían también en el interior de los establecimientos. La Interterritorial de Sanidad abordará “inevitablemente” este “tema recurrente”, ha asegurado Repollés. La decisión puede ser determinante para saber si se habla del fin de la pandemia, aunque la consejera ha expresado que la mascarilla “ha venido para quedarse en algunas circunstancias”.

“No queda mucho tiempo para que desaparezcan de nuestra vida cotidiana. Se van a tomar decisiones importantes, serán graduales, será una retirada gradual de las medidas, pero no faltará mucho tiempo. Lo lógico es pensar que permanecerá en algunos ámbitos, pero sí que tendremos que marcar una fecha”, ha aseverado la titular de Sanidad aragonesa.

Y entre muchos otros aspectos, también se estudiará el acompañamiento de las personas en los hospitales, hasta ahora limitada. Repollés ha indicado que se está realizando un documento con instrucciones propias para cada región “donde se detallan todos aquellos aspectos que se pueden modificar respecto al acompañamiento de personas en habitaciones”. “Evidentemente tenemos que ir hacia una normalización de acompañamiento y estancia en los hospitales. Creo que sería un escenario en el que nos podríamos mover ahora. Estamos ya redactando los documentos con los que pasaremos a una mayor normalización”, ha detallado.

Print Friendly, PDF & Email