Zaragoza busca silencio con una nueva Ordenanza de Contaminación Acústica

Hace más de tres años se empezó a hablar de crear una nueva ordenanza del ruido

La pandemia ha cambiado la relación de los ciudadanos con la ciudad en muchos sentidos, pero quizá el más molesto sea en el ámbito del ruido. Ya estábamos acostumbrados a hacer la vida en la calle, pero ahora las terrazas están llenas, incluso en invierno; algo que supone, entre otras cosas, mucho más ruido para fastidio de los vecinos. Para buscar una solución a este problema, esta mañana, el consejero de Urbanismo y Equipamientos, Víctor Serrano, ha acudido a una reunión para tratar la aprobación de una nueva Ordenanza de Contaminación Acústica.

Hace más de tres años se empezó a hablar de crear una nueva ordenanza del ruido, pero ahora es cuando el Ayuntamiento va a tomar medidas para hacerla realidad, algo que se va a hacer siguiendo las directrices que marcó en su día el Justicia de Aragón. Con esta iniciativa se pretende defender el derecho al descanso, “que es un derecho fundamental y básico en el ordenamiento jurídico español”, ha señalado el consejero de Urbanismo y Equipamientos, Víctor Serrano.

Una de las primeras acciones que se van a tomar es convocar una Mesa del Ocio en la que “queremos que estén todas las asociaciones vecinales, todas las plataformas y todos los sectores implicados en lo que sería la aprobación de una nueva ordenanza del ruido”, ha explicado Serrano. Una mesa que se va a convocar en torno a Semana Santa y cuyos plazos están aún por concretar; sin embargo, se pretende que tenga reuniones periódicas para que resulten efectivas. “Primero habrá una labor de escucha, de ahí tendrá que salir una diagnosis clara de hacia dónde queremos caminar y, a partir de ahí, establecer las medidas que sean necesarias para la aprobación de la Ordenanza”, ha explicado Serrano.

En paralelo, también se va a trabajar para ser “más efectivos” a la hora de revocar licencias y sancionar a aquellos establecimientos que incumplen la normativa de manera continuada. “A Consejo de Gerencia de Urbanismo van siempre muy pocos locales que, con carácter casi mensual, reciben algún tipo de sanción por incumplimiento de horario, de aforo o de las medidas contra el ruido. Son pocos, pero generan muchos problemas”, ha comentado el consejero. La Administración ya ha llevado a cabo acciones en contra de este tipo de infracciones, como el cierre de la discoteca Dubái, pero no es un problema estático y se traslada de zonas.

Una de las primeras acciones que se van a tomar es convocar una Mesa del Ocio

Una de las medidas que puede ayudar a luchar contra este problema es el mapa de ruidos de la ciudad. El actual mapa está desfasado y señala unas zonas que no corresponden con los actuales focos de contaminación acústica, algo que no solo compete al ocio nocturno, sino que también tiene que tener en cuenta al transporte o actividades de programación cultural. En este sentido, desde Podemos Fernando Rivarés ha comentado que “no podemos culpabilizar al ocio como tal, los ruidos los provocan muchas causas, una es la gente en la calle cerca de los bares, más que los bares en sí. También hay problemas de ruido muy serios con respecto al transporte o a la recogida de residuos nocturna”. Por ello, ha señalado, Zaragoza necesita un nuevo mapa de ruidos que defina “cuánto ruido hay, en qué puntos de la ciudad, en qué horario del día o de la noche y por qué causas directas”, porque se necesitan soluciones concretas para cada caso.

Por otro lado, el consejero ha anunciado la creación de una nueva ordenanza cívica y una campaña de sensibilización, para que los ciudadanos sean conscientes del ruido que generan ya que “el ruido no solo está en la hostelería, el ruido está en la calle”. En este sentido, Serrano ha explicado que la ciudadanía debe ser respetuosa con el descanso de los vecinos y ser responsable con el ruido que crea. “A veces con el ruido pasa como con los malos conductores, siempre pensamos que el mal conductor es el de enfrente y a veces no somos conscientes de que somos nosotros los que generamos ruidos en la calle”, ha concluido.

Podemos reclama una nueva normativa desde hace tres años

A la salida de la reunión, Fernando Rivarés ha querido destacar que desde Podemos llevan muchos meses exigiendo que se vuelva a trabajar en la normativa, puesto que Zaragoza lleva “muchos años de retraso con este tema y con respecto a muchas otras ciudades españolas y europeas”. “El borrador quedó terminado en 2019 y, desde entonces, el Gobierno de Azcón no ha tocado ni un papel para que fuera aprobada”, ha sentenciado Rivarés, que también ha señalado que desde el grupo municipal han hecho presión para que siga adelante.

Por otro lado, ha indicado que la mesa convocada “no es tanto una mesa de ocio, sino una mesa de ruido, porque el ruido no lo provoca el ocio en sí”. Por ello, consideran necesario no solo contar con los vecinos, sino también con los hosteleros de las zonas más afectadas, para que les cuenten los problemas de su día a día y se puedan aplicar las medidas necesarias.

En cuanto al mapa de ruidos, Rivarés lo considera una herramienta esencial para tomar medidas concretas y específicas en función de los problemas de cada zona. Pero no es algo que vaya a ser inmediato, “no va a estar para Semana Santa, es un trabajo de muchos meses”. Sin embargo, con esto se podrán actualizar las zonas saturadas y atajar “los problemas de ruido y malestar que generan algunos comportamientos cívicos en algunas zonas concretas de la ciudad” que, de manera indirecta, ayudarán a combatir problemas de seguridad ciudadana.

Print Friendly, PDF & Email