Apenas el 7% de las empresas aragonesas cuenta con un Plan de Igualdad

La diferencia entre salarios anuales medios brutos de hombres y de mujeres "es de más de 6.000 euros"

Las diferencias existentes en la carrera laboral entre un hombre y una mujer se han encarnado este 8M en una representación que ha reunido a decenas de personas reclamando una igualdad real entre géneros en el ámbito de trabajo. Desde los logros académicos o las oportunidades laborales hasta los salarios o la conciliación, en todas estas cuestiones se presentan distintas condiciones solo por ser hombre o mujer. La «herramienta feminista» para acabar con esta realidad es un Plan de Igualdad, pero en Aragón solamente un 7% de las empresas cuentan con uno de ellos.

Por eso este 8M, Día Internacional de la Mujer, las organizaciones sindicales se han concentrado en la plaza España de Zaragoza para exigir la igualdad entre géneros. «Uno de los trabajos que estamos haciendo es seguir insistiendo en los planes de igualdad para conseguir que las empresas realmente cumplan la ley y se eliminen esas diferencias que existen», ha señalado la secretaria de Igualdad, Juventud y Movimientos sociales de UGT Aragón, Nerea Gracia.

También ha querido poner en valor «todos los avances que se han hecho en materia legislativa, con la subida del SMI y con la aprobación de medidas como los planes de igualdad», aunque «todavía queda mucho trabajo para alcanzar la igualdad y conseguir que de una vez por todas se elimine la brecha salarial», ha concluido.

El sueldo de las mujeres tendría que incrementarse un 29,7% para cobrar lo mismo que los hombres

Diferencias salariales, jornadas parciales y maternidad

La diferencia entre salarios anuales medios brutos de hombres y de mujeres «es de más de 6.000 euros, lo que supone que el sueldo de las mujeres tendría que incrementarse un 29,7% para cobrar lo mismo», ha destacado por su parte la secretaria de Igualdad y Política Social de CCOO Aragón, Sonia García. Esto lo explican las jornadas parciales, «que son ocupadas mayoritariamente por mujeres». Además, «no se trata de una jornada parcial que se desempeñe de manera voluntaria, sino que es una vía de trabajo ya estructural», ha hecho hincapié García.

En cuanto al tema de la conciliación, «la maternidad afecta especialmente», ha advertido la secretaria de Igualdad de CCOO. Ahí es cuando «se nota un parón muy brusco en ciertas edades de las mujeres, ya que al salirse del trabajo, luego es más complicada la reincorporación». Lo que conlleva a que también es más difícil «alcanzar puestos de responsabilidad y con salarios más altos», ha lamentado.

Es por todo esto que «es necesario contar con las medidas reflejadas en los planes de igualdad para que en los centros de trabajo se reviertan las grandes diferencias que siguen existiendo», ha dicho Sonia García. Dichas medidas «han de apoyarse en un seguimiento y una evaluación» para que se puedan readaptar en los planes futuros y, así, se avance «en aquello que no se haya alcanzado ya».

Print Friendly, PDF & Email