Casademont Zaragoza cae ante Gran Canaria en su regreso a la pista (76-86)

Bone lanza una bola durante el partido. Foto: Basket Zaragoza

No pudo Casademont Zaragoza regresar a la competición ante la «marea roja» con una victoria, en un duelo ante Gran Canaria (76-86) que se rompió en el segundo tramo. Los rojillos fueron a remolque hasta no llegar a culminar la remontada en el último cuarto, en el que se acercaron para disputar el partido hasta el final.

Stevic y Thomspon abrieron el marcador, en el que las defensas frenaban la creatividad de los ataques. Radoncic se fue al obre sumando la primera de Pustovyi y poner la primera ventaja en rojo, alimentada por Thompson en una contra. Los centímetros de Pustovyi eran el argumento insular en el arranque hasta que Thompson con cinco puntos consecutivos –triple incluido- puso el 11-6. Ponsarnau rotó a Hlinason y Gran Canaria sacó a Diop huyendo del enfrentamiento de techos. El 13-8 se engordó con un 5-0 con el triple de Bone y una de Hlinason. Shurna de triple limó y San Miguel, recién salido a aro pasado, sumó el repunte final (22-19).

La salida del segundo tramo fue amarilla con un 0-10 (22-29) y el tiempo de Ponsarnau (min. 12). Waczynski de triple cortaba el parcial pero un Shurna en racha -17 puntos con 5/5 triples- aumentaba la ventaja. Sacó Casademont Zaragoza la rasmia en un momento caliente, con la chispa de Bone y el mate de Hlinason, quien en un solo envite con Pustovyi le sacó falta en ataque –segunda- antes de que Thompson regresara a pista. El parcial visitante crecía (29-43), con un defensa canaria que colapsaba las líneas de pase rojillas en ataque. Thompson rebajó diferencias, Ennis las aumentó y Waczynski replicó antes de cerrar al descanso con 36-46.

Tras la pausa, se puso a -8 Casademont Zaragoza (40-48) a base de recuperar el rebote en defensa y producir en ataque, incluido el 3+1 que Bone le sacó a Brussino y luego completar una contra, acercando el asunto al 48-52, con la ‘marea roja’ empujando (min.24). Pustovyi fue la solución buscada desde el banquillo visitante para sus males y Thompson la respuesta, con Radoncic encimando a Shurna. Ponsarnau apostó por Hlinason y Waczynski al triple. Ennis se emparejó con el polaco rojillo. Subió de triple al +11 pero Hlinason lo recortó de inmediato, como Mobley con su triple, antes del 58-68 del final de tramo.

San Miguel tiró de rasmia en el triple inicial rojillo, como Mobley en la penetración ante la ausencia de señalización de contactos de Pustovyi que crispaban a la «marea roja». El partido se endureció y una antideportiva de Ennis –solo señalada en la revisión- de Ennis a Yusta recortó en racha ascendente, San Miguel sacó una en ataque a Stevic y Hlinason desde el 4.60 arrimó al 67-72 con más de 6 minutos por jugar. Shurna regresó en los amarillos y Bone a la dirección rojilla. Yusta tenía puntos en las manos, igual que Bone para el 71-74 y el tiempo visitante. El final era épico e una lucha tensa. Una técnica a Fisac por protestar porque los libres y una Thompson apretaron el 76-78 que Slaghter de triple replicó. Un triple de Shurna a 1.07 endurecía una remontada que no llegó en el 76-86 final.

Print Friendly, PDF & Email