El joven que presuntamente ahogó a su novio en una piscina de Alcañiz podría ir 22 años a prisión

La finca que los padres del acusado tenían en Alcañiz

El juicio al joven que presuntamente mató a su novio en una finca de Alcañiz en el verano de 2020 empieza este lunes y podría enviarlo, como pide la Fiscalía, 22 años a prisión por un delito de homicidio. Según defiende la Fiscalía, el acusado ahorcó con un collar a su novio durante una acalorada discusión para después rematarlo ahogándolo en la piscina familiar que tenían en un masico de Alcañiz. El juicio, que se celebrará con jurado popular, comenzará este lunes en el penal de Alcañiz y continuará, según se espera, el martes y el miércoles.

El acusado, que responde a las iniciales J.M.M. y con 29 años en aquel momento, y la víctima de 40 años vivían juntos en Aldaya (Valencia), vivienda del varón fallecido. El 12 de julio de 2020, la pareja subió a la finca de los padres del acusado que tenían en Alcañiz. Después de todo el día bebiendo y fumando marihuana, los dos varones tuvieron, según defiende la Fiscalía, una discusión en la que se llegaron a empujar y tirarse al suelo.

El encausado, según defiende la Fiscalía, se quitó el collar y estranguló a su novio hasta llevarlo a la piscina donde lo ahogó y acabó con su vida. La madre de J.M.M. fue quien alertó a la Guardia Civil al ver al cadaver en la piscina.

J.M.M. es descrito por el Ministerio Público como un varón con unos rasgos de personalidad “bajo un patrón egocéntrico e histriónico pronunciado no patológico, con clara inclinación al consumo de sustancias, tanto sólo como en compañía”.

“La violencia propia de su carácter y personalidad es patente, cuenta con seis antecedentes penales por delitos cometidos desde 2010, habiendo sido condenado por resistencia a la autoridad, violencia doméstica y agresión sexual”, explica la sentencia. El Ministerio Público ve “reveladora” una sentencia condenatoria de 2015 “por propinar varios golpes en la cabeza y tirones de pelo a su madre, que se encontraba en el asiento delantero del vehículo, e intentar asfixiarla con el cinturón”.

Print Friendly, PDF & Email