La calle San Miguel, lista para convertirse en una vía de prioridad peatonal

La idea del Consistorio es contar con más espacio para los peatones y menos para coches

La céntrica calle San Miguel ya está lista para mostrar su nueva cara. El Ayuntamiento de Zaragoza, a través de la sociedad municipal Ecociudad, tiene previsto iniciar el próximo martes, 8 de marzo, las obras de reforma integral para crear una vía de prioridad peatonal. De este modo, la idea es contar con más espacio para los peatones, menos tráfico y elementos vegetales y bancos a lo largo de su recorrido.

La reforma supone una inversión de 1.022.625 euros y afecta al tramo comprendido entre las calles Comandante Repollés y Jerónimo Blancas. La idea es que pase a ser íntegramente de plataforma única; es decir, con calzada y aceras al mismo nivel y sin barreras arquitectónicas. El objetivo es hacer una calle mucho más atractiva y “paseable” que potencie su carácter comercial.

La remodelación se va a ejecutar en tres fases para reducir en la medida de lo posible las afecciones. La consejera de Infraestructuras, Patricia Cavero, se reunió ayer con responsables de la Junta de Distrito, asociaciones de comerciantes, hoteleros y hosteleros para explicarles de primera mano la planificación de los trabajos y el plan especial de tráfico elaborado a través del servicio de Movilidad Urbana.

Igual que en las otras grandes reformas de la Operación Calles, se va a habilitar un punto informativo en la zona de obra y dispondrá de una persona que actuará de enlace con los establecimientos y vecinos para una comunicación permanente durante toda la ejecución de la obra.

En la primera fase se va a reformar el tramo comprendido entre las calles Comandante Repollés y Urrea. De esta forma, a partir del martes día 8, se cortará al tráfico la calle San Miguel desde Plaza San Miguel hasta calle Urrea excepto para garajes autorizados.

De forma provisional, para el acceso exclusivamente a los garajes, se habilitarán de doble sentido las calles Rufas, Hermanos Ibarra y Balmes, así como el tramo de San Miguel entre Urrea y Santa Catalina. La calle Miguel Allué Salvador también quedará en fondo de saco de forma provisional durante unas semanas mientras se realiza la conexión de la nueva red de saneamiento.

Finalizados estos trabajos se ejecutará la segunda fase entre las calles Urrea y Santa Catalina. En último lugar se remodelará la que actualmente ya es peatonal, entre Santa Catalina y Jerónimo Blancas. En esta tercera fase será cuando se realizarán también los trabajos finales de colocación del mobiliario, nuevo alumbrado y otros elementos de embellecimiento a lo largo de toda la calle.

Por este motivo, el Ayuntamiento de Zaragoza recomienda evitar en la medida de lo posible el uso del vehículo privado en el entorno de toda la obra y buscar recorridos alternativos.

Print Friendly, PDF & Email