Aragón ya ha recuperado el empleo preCovid pero mantiene 42.000 menos que en 2007

Desde UGT han visto una reducción de la brecha entre el empleo femenino y el masculino, que ha pasado del 15,73% en 2007 al 6% en 2021

El mercado laboral aragonés ya ha recuperado prácticamente la totalidad de empleos que tenía a finales de 2019, antes de la pandemia, pero todavía mantiene 42.300 menos que en 2007, antes de la crisis financiera que ahogó al país. En concreto, son 589.000 personas ocupadas, lejos de los 631.300 con los que contaba la Comunidad hace 14 años, sumando, asimismo, 24.300 parados más que en aquella fecha.

Esta es una de las principales conclusiones del informe sobre el mercado laboral aragonés presentado este jueves por el sindicato UGT, que ha recordado las “soluciones de austeridad y recortes” que se ofrecieron en aquella crisis y que “se saldó con pérdida de empleos y salarios”. “El tratamiento de la pandemia, aparte de que su naturaleza no ha sido la misma, ha sido muy distinto, y eso ha permitido salir rápidamente de la depresión”, ha señalado su secretario general, Daniel Alastuey.

Igualmente, desde UGT han visto una reducción de la brecha entre el empleo femenino y el masculino, que ha pasado del 15,73% en 2007 al 6% en 2021. “Las mujeres se han incorporado al mercado de trabajo y con más igualdad en actividad u ocupación, pero eso no quiere decir que tengan las mismas oportunidades. Deben tener, desde niñas, las mismas oportunidades”, ha remarcado Alastuey, incidiendo en la necesidad de una buena orientación laboral desde las edades más tempranas.

Porque, según el informe, la adaptación del mercado de trabajo es una de las “asignaturas pendientes” de Aragón, centrándose en una reforma de la formación y la orientación de los alumnos para adecuar su cualificación profesional. “En unos casos, hay que readaptarlos para que sigan haciendo el trabajo en la misma empresa, y otros para adaptarlos a otros sectores. Hay que reforzar el sistema de formación continua para afrontar los cambios del futuro”, ha remarcado el líder sindical.

Envejecimiento y salarios

Por otro lado, UGT también ha alertado del envejecimiento y del problema de relevo generacional que sufre el mercado laboral. “Si va envejeciéndose, de alguna parte tendrán que venir si queremos mantener el sistema productivo. Hay una parte ya cubierta por personas de fuera e inmigrantes, como los cuidados, el transporte de reparto, el agropecuario. Habrá que pensar que es un recurso que habrá que pensar en el futuro, porque vegetativamente no lleva pinta de mejorar”, ha afirmado.

La situación de los salarios también es otro problema del mercado laboral. No en vano, según ha expuesto Alastuey, en 2008 las rentas de los trabajadores suponían un 10% más que la de los empresarios, pero durante la crisis financiera fue equilibrándose hasta llegar a la igualdad en 2012, cuando se “desequilibró” en favor del empresario. “Las soluciones que se dieron a la crisis financiera, sobre todo desde 2012, cambiaron el reparto de rentas entre empresarios y trabajadores. El 2020 ha equilibrado las cosas, pero con la crisis Covid los excedentes empresariales bajaron y los salarios se sostuvieron con medidas sociales”, ha explicado.

Además, las negociaciones para las subidas del SMI y la reforma laboral han ayudado, afirma Alastuey, a “dignificar” los salarios, sobre todo los más bajos. “La reforma laboral ha establecido que los trabajadores de las subcontratas tengan el salario del convenio sectorial de su actividad. Antes, tenían convenios de empresas multiservicios, que estaban por debajo de los sectoriales. Una parte importante de trabajadores han elevado sus salarios”, ha mantenido.

Print Friendly, PDF & Email