Así son Los Bañales, el tesoro romano de las Cinco Villas del que tanto se habla en Pasapalabra

Casi 4.000 personas visitan cada año Los Bañales

Un acueducto de grandes columnas nos da la bienvenida a Los Bañales, ese tesoro romano que se alza en la Comarca de las Cinco Villas (Uncastillo) y que nos demuestra que viajar en el tiempo sí que es posible. El viaje es largo, eso sí, y es que nos remontamos a aquella época en la que los romanos llegaron a una ciudad misteriosa de la que no conocemos el nombre y que data entre el I y el III d.C. Unos cuantos siglos después, Los Bañales siguen acaparando miradas y atención, además de por su incomparable belleza por ser promocionados hace unos días en uno de los programas más emblemáticos de la televisión: Pasapalabra.

Fue el concursante Orestes quien, con una camiseta en la que se dejaba ver el nombre del yacimiento arqueológico, reivindicaba la mayor atención a esta joya romana, así como los trabajos de excavación y restauración necesarios para seguir descubriendo todos esos tesoros que esta antigua ciudad nunca ha dejado de dar y entre los que se encuentra, entre otros muchos, un amuleto de oro encontrado hace unos años. El joven estudiante de la Universidad de Navarra se ha convertido en embajador de este enclave cincovillés y con tan solo 25 años es ya un hito del programa de Antena 3.

Casi 4.000 personas visitan cada año Los Bañales, cuyo nombre vino derivado del impresionante sistema hidráulico con presa de captación y acueducto que es uno de los reclamos que más atrapa al visitante cuando llega hasta allí. Ese sentir como en una auténtica ciudad romana en la que apenas quedan unos vestigios de lo que fue la vida allí es la sensación que dota este paraje de una belleza y una magia indescifrable.

En los restos de uno de los barrios domésticos que componen Los Bañales se pueden observar aquellas casas donde vivían quienes habitaban la ciudad y los restos de lo que podría ser una tabernae, así como restos de hornos y otros utensilios. También se puede hacer un recorrido por un barrio septentrional y por unas termas públicas a través de las que adentrarse en esa historia oculta en la que hay auténticos tesoros como los canales en roca del acueducto. Todo ello está perfectamente conservado gracias a los trabajos de restauración y excavación que se hacen periódicamente gracias, entre otras iniciativas, a las becas que se conceden a jóvenes estudiantes para realizar estas labores allí.

La historia dice que Los Bañales se abandonaron allá después del III d.C. La historia dice también que es uno de los parajes más importantes de la provincia de Zaragoza. Y prueba de ello es que en 1931 se declararon Tesoro Artístico Nacional y en 2003 Bien de Interés Cultural. No hay historia en la que la muerte no aparezca y por ello en este paraje también se podrá visitar una necrópolis en la que, gracias a las excavaciones arqueológicas, se ha podido constatar que había estelas cuadrangulares y de cabeza triangular, altares funerarios, pedestales y unos peculiares monumentos funerarios de planta alargada con cubierta cilíndrica.

Fabia vivió hace 2.000 años años en esa hermosa ciudad romana y es quien adentra a los visitantes en una riquísima e interesante visita guiada por el yacimiento. Así, el arte, la historia y el patrimonio se unen en un paraje impresionante que esconde tesoros que, seguro, merece la pena descubrir.

Print Friendly, PDF & Email