La inédita pareja de centrales Lluís – Francés se reta para frenar a Umar Sadiq

Lluís López apunta a ser titular ante el Almería

Después de encadenar dos victorias fundamentales ante Las Palmas y Real Sporting, el Real Zaragoza se pone un nuevo reto: vencer a la Unión Deportiva Almería. El reto es mayúsculo, ante el segundo clasificado, que encadena cuatro jornadas consecutivas venciendo. En sus filas destaca la figura de Umar Sadiq, y para pararlo, contará con una pareja de centrales vista seis minutos en toda la temporada: Lluís López con Alejandro Francés. Fue ante el Valladolid, en la segunda jornada de Liga.

Por sala de prensa ha pasado Lluís, que ha señalado que “todo el equipo se lleva bien”. Lo cierto es que llevan “mucho tiempo” trabajando juntos, y los tres centrales se llevan y se entienden. Por ello, cree que con Francés tendrá “una buena sincronización”. Enfrente habrá un rival “con mucho potencial”, y eso no es excusa para “intentar dejar la portería a cero y trabajar en los aspectos defensivos que están constando goles”.

Personalmente ha señalado que, como todos los jugadores, quiere jugar “los máximos minutos posibles”. A lo largo de una temporada hay competencia, pero también “altibajos, situaciones de tarjeta, de selección…”. Hay “muchos condicionantes” que hacen pasar más o menos tiempo asentado en el once, y «lo marca el rendimiento y la decisión del míster”. Por ello, no descarta hacerse un hueco entre los titulares de forma más habitual que hasta ahora si juega un buen partido ante el Almería.

El premio de Gijón

En el gol de Azón se demuestra como vivió el equipo la vital victoria después de que empataran en los últimos minutos. “El equipo lo celebró con muchas ganas. Sabíamos la importancia de la victoria y de seguir esa racha positiva”, ha señalado Lluís. Esos tres puntos dieron confianza y permitió a la plantilla creer en lo que están haciendo. “Estas dos victorias consecutivas nos dan la fuerza para poder seguir”, ha aseverado.

Ahora bien, deben lograr un triunfo de nuevo, porque “si no ganas este fin de semana, no te lleva a nada”. Deben seguir en esa racha, intentar mantenerla, alargarla en el tiempo y que sea así “muchas veces” durante la temporada. En el futbol “marcan mucho los estados de ánimo”, y sin ganar “al equipo le cuesta más”. Aun así, el vestuario “era consciente, estaba fuerte y sabía del trabajo que estaba realizando”.

Las ganas de vencer y la complicidad de todos los compañeros, staff y cuerpo técnico, se demostraron “cuando todos salen a abrazar a Iván”. Con esa convivencia sana y buena, “los malos momentos se llevan mejor”. Todo el mundo “sabe lo que cuesta ganar”, y en los últimos minutos se lo arrebataron. Sin embargo, ahí estuvo Azón para dar la victoria a los de JIM, “Me alegro muchísimo por Iván y por el equipo. Se notó que tenía una felicidad enorme de conseguir esa victoria” ha declarado el míster.

Vuelta con la afición

Ahora, Lluís quiere mantener el nivel que dio en El Molinón, y el reto es hacerlo en La Romareda. Tiene claro que está “en un club exigente”, pero que no están donde les gustaría a ellos ni a los aficionados. Entiende las críticas, pero “ayuda mucho el empuje que dan”. En casa lo notan de cerca y se vive de manera distinta, por lo que La Romareda “debe ser un fortín”. Con esa idea prepara el cuadro zaragocista un duelo vital donde los tres puntos serían nuevamente de oro.

Print Friendly, PDF & Email