Identificados hasta siete autores de estafas cibernéticas a víctimas de Huesca

El modus operandi de estos fraudes ha sido similar en todas las denuncias presentadas

El Grupo de Delitos Tecnológicos de la Policía Nacional ha identificado a siete autores de estafas cibernéticas que timaron a víctimas de Huesca en operaciones de compra-venta de productos a través de Internet. Las investigaciones realizadas han permitido averiguar la identidad de estos estafadores, ubicados en distintas ciudades del territorio nacional, así como localizar a más víctimas de estos fraudes residentes en otras ciudades, trasladándose toda esta información a la autoridad judicial.

El modus operandi de estos fraudes ha sido similar en todas las denuncias presentadas. Las víctimas han localizado productos de su interés (videoconsolas, motos, entradas para festivales, teléfonos móviles, maquinaria, patinetes eléctricos) a través de páginas diversas de compraventa de Internet, con una relación calidad-precio que las víctimas estimaban correcta, por lo que les hacía confiar en la veracidad del anuncio.

Una vez iniciadas las conversaciones con el vendedor, las víctimas han continuado las negociaciones con la otra parte fuera del canal que ofrece la plataforma, generalmente a través de servicios de mensajería instantánea, puesto que estas páginas de venta online funcionan como intermediarios y perciben algún tipo de comisión o tarifa.

Por tanto, una vez acordado el precio a pagar, en vez de realizarlo utilizando una plataforma de pago segura, los compradores efectúan el pago a través de transferencias bancarias o sistemas de envío de dinero, como Bizum. Una vez enviado el dinero, la víctima no vuelve a tener contacto por parte del comprador ni recibe el producto por el que ha enviado el dinero.

Ganarse la confianza de la víctima

Los estafadores hacen uso de diferentes técnicas para infundir confianza a sus compradores, como enviar una foto de su Documento de Identidad, una foto de la factura del objeto en cuestión, o una fotografía o video mostrando el producto.

Esta documentación suele provenir de estafas a anteriores víctimas. El Documento de Identidad que mandará el estafador no será el suyo, ni las fotografías de las facturas o de los objetos, sino que los habrá logrado previamente con otras estafas.

En ocasiones, durante las negociaciones, tanto comprador como vendedor se envían mutuamente la fotografía de su documentación en prueba de confianza mutua. Con este procedimiento, se puede acabar siendo, además, víctima de una suplantación de identidad, puesto que el estafador podrá utilizar esta copia para hacerse pasar por la víctima en futuras ventas o para suscribir préstamos o contratos con sus datos.

En algunos casos, los estafadores incluso simulan ser trabajadores de empresas, aportando el CIF y datos de la empresa, para generar esta confianza en los productos que ofertan.

Print Friendly, PDF & Email