Rechazo en bloque a la moción de Vox que pedía expulsar a los inmigrantes ilegales

Un grupo de personas se ha concentrado a las puertas del Ayuntamiento de Zaragoza en contra de la moción de Vox

Con medio centenar de personas concentradas a las puertas del consistorio zaragozano al grito de «fuera racistas del ayuntamiento», el pleno municipal ha rechazado este viernes la moción de Vox que pretendía, entre otras cosas, dotar a la Policía Nacional y Guardia Civil de los datos procedentes del padrón municipal o de investigaciones efectuadas por parte de la Policía Local con el objetivo de proceder a la ejecución de los expedientes de expulsión de extranjeros residentes en Zaragoza que «permanezcan de forma ilegal en territorio nacional o que, conforme a lo dispuesto en el Código Penal, cometan delitos aun siendo residentes legales».

El rechazo por parte de todos los grupos municipales, a excepción de los dos concejales de Vox, ha mostrado la suma a las declaraciones de algunos colectivos que han querido estar presentes. Así, desde Senderos de Justicia Spain, Arlin Ramón Araujo ha querido dejar claro que debatir, a día de hoy, una moción «racista» y que divide, «es un retroceso en cuanto a los avances que se han dado».

Desde la izquierda, el grupo municipal de Podemos a través de su concejal Amparo Bella ha asegura que Vox miente y sesga sus datos. En este sentido, ha apuntado que al contrario de lo que aportaba la moción, «en 2021 se registró la tasa de criminalidad más baja de toda la serie histórica, hay menos asesinatos, menos robos con fuerza y menos hurtos. Dejen de hacernos creer que vivimos en el salvaje oeste porque vivimos en una de los ciudades de uno de los países más seguros del mundo».

Una idea a la que se han sumado también la portavoz del PSOE Lola Ranera y la concejal de Zaragoza en Común Luisa Broto, añadiendo que esta moción «divide, señala y fomenta el odio, yendo en contra de los derechos humanos» y que «a pesar de lo que dice la señora Rouco, afirmando que existen oleadas de violencia, esa no es la realidad de Zaragoza».

Por su parte, desde Vox Zaragoza, su portavoz Julio Calvo, ha asegurado que entre 2015 y 2020 «han entrado 200.000 personas de forma ilegal, sin que los cuerpos de seguridad utilicen los materiales antidisturbios como han hecho en otros países democráticos como Canadá». En esta línea, ha insistido en que hay muchos inmigrantes legales que «desempeñan trabajos que no queremos hacer, personas honradas que son bienvenidas como son los españoles emigrantes en otros países». Sin embargo, ha recriminado, «hay un hecho y es el aumento de la delincuencia, probablemente por la procedencia de estas personas de países donde la violencia es más habitual que en Europa».

Desde el Partido Popular, el concejal Ángel Lorén se ha remontado a hace tan solo años, reconociendo que «prácticamente todos somos hijos o nietos de migrantes y por ello no tenemos que permitir se repita la humillación que ya se ha vivido en otros momentos de la historia». Pese a ello, sí ha mostrado su preocupación por la «deficiente ley de extranjería que no se cumple», ya que, ha explicado, «conseguir una cita es imposible, es una de las mafias más importantes que hay en nuestro país».

Print Friendly, PDF & Email