Más de 160 millones en exportaciones, en jaque por la guerra Rusia-Ucrania

Hasta 147 empresas aragonesas, 52 de ellas de forma regular, exportaron en Rusia por un valor de 125 millones de euros en el pasado 2021

Los efectos económicos de la guerra entre Rusia y Ucrania se observan fijamente desde todos los puntos del planeta, incluido Aragón. Además de las consecuencias directas en cuanto a un incremento de los precios, fundamentalmente de la energía, hay empresas que tienen en el este de Europa un importante mercado, con unas exportaciones que se elevan a los 161 millones a ambos países durante el pasado 2021.

En concreto, hasta 147 empresas aragonesas, 52 de ellas de forma regular, exportaron en Rusia por un valor de 125 millones de euros en el pasado 2021, principalmente, unos 77 millones, bienes de consumo relacionados principalmente con la confección y la industria textil. Una cifra cercana a las de 2013, aunque todavía sin alcanzarlas, previas a la invasión a la península de Crimea y las sanciones que entonces se impusieron.

De esos 161 millones, que apenas representan un 1,11% de los 14.425 millones que se vendieron desde Aragón al resto del planeta, apenas tiene ya representación testimonial, de un millón de euros, la agricultura, afectada por el veto ruso a este sector desde 2014, cuando ascendía a diez millones de euros, según han detallado desde la Cámara de Comercio, que han optado por esperar a las sanciones que se pueden imponer para realizar una valoración de los efectos de esta crisis.

En el otro lado, las importaciones, unos 24,6 millones de euros, sí se reparten casi al 50% entre la agroalimentación y los productos semimanufacturados, al margen de los más de 5.000 millones de euros en productos energéticos que llegan a toda España de Rusia, el 84% de lo que el país les compra, aventurando una nueva subida de los precios de la energía.

Por su parte, las exportaciones con Ucrania superaron los 35,5 millones de euros, más repartido entre la alimentación, productos semimanufacturados o bienes de equipo para la automoción, mientras que las importaciones se reducen a alrededor de 12 millones de euros.

Toda una situación de incertidumbre a la espera de conocer las respuestas de la Unión Europea en forma de sanciones a Rusia. El delegado de AREX en Rusia y Ucrania, Karlos Landeta, cree que las relaciones comerciales pueden mantenerse ante el conflicto, pero reconoce que su intensidad ya supera al de 2014. “En la última vez, y aunque nos afectó, el tipo de producto que se perdió no fue de sectores críticos. Rusia depende mucho de los bienes de equipo de Alemania, principalmente, y no los prohibieron. No sé qué va a pasar. Si hay sanciones, Rusia las aplicará a sectores que tengan fácil sustitución”, ha expuesto este viernes durante un webinar organizado por Aragón Exterior.

En este sentido, ha aconsejado a las empresas aragonesas que traten de mantener abierto el diálogo y sus canales de comunicación con sus clientes rusos, conscientes de que esta situación puede provocar nuevos pedidos extraordinarios. “Hay que ser hábiles. Hay que esperar acontecimientos. Recomiendo tener cauces de dialogo abiertos y que no se pierdan contactos. Son personas, no políticos ni estrategias militares, y estarán a la espera, igual que nosotros”, ha remarcado.

Asimismo, desde la CEOE se han puesto a disposición de las empresas aragonesas que comercialicen con estos países, advirtiendo de las incidencias que tendrá para la economía autonómica y mundial. «Rusia es gran proveedor de gas y petróleo a Europa, cuestión sobre la que está por ver cómo inciden las previsibles sanciones internacionales a Rusia, al igual que en aspectos financieros y de circulación de personas», han explicado.

Print Friendly, PDF & Email