La DGA invierte 13 millones en la reparación de daños por las riadas y en medidas de prevención

El consejero Olona ha estado acompañado por el presidente de la FAMCP, Luis Zubieta

Poner de manifiesto la importancia de la coordinación entre instituciones es el objetivo que el consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Joaquín Olona, ha atribuido a la Jornada ‘Autoprotección y prevención del riesgo de inundación. Buenas prácticas’, que ha presentado este jueves y en la que el consejero ha dado a conocer las cifras que desde el Gobierno de Aragón se van a destinar para paliar los efectos de las riadas que tuvieron lugar en Aragón en diciembre y enero: un total de 13 millones, tanto para compensación y reparación de daños -7,76 millones-, como para prevención.

“Por primera vez se incluyen en este presupuesto medidas específicas de prevención”, ha explicado el consejero. De los trece millones, ocho y medio provienen de fondos propios de la DGA, mientras que los cuatro y medio restantes serán aportados por el Ministerio de Transición Ecológica. “Estos últimos ya han sido adjudicados a empresas contratistas para la reparación de daños a las comunidades de regantes, lo que tiene más urgencia porque de ellas depende el riego”, ha especificado Olona.

El consejero considera que “coordinar las instituciones fue la clave de la eficacia demostrada en las últimas riadas, pero es algo que hay que trabajar todo el año, no solo durante la emergencia”, lo que ha asegurado que para el Gobierno supone “una gran complejidad, porque no solo se trata de decir qué bien lo hacemos sino también qué tenemos que mejorar”.

La riada del mes de enero agravó los daños de la que tuvo lugar en diciembre del año pasado y retrasó todo el proceso de evaluación de los daños, lo que para el consejero justifica que no se hayan podido anunciar antes estas cifras. Según ha adelantado Olona, este viernes el Instituto Aragonés del Agua anunciará una convocatoria de 100.000 euros para planes de emergencia y, en breve, abrirá otra de 600.000 euros para prevención. “Se trata, sobre todo, de mejorar la resiliencia de aquellas zonas que tienen posibilidad de inundarse de manera recurrente, incluyendo que pasen al patrimonio público”, ha confirmado el consejero, quien ha recordado que todas estas medidas “son voluntarias, no obligatorias”.

El consejero ha estado acompañado por el presidente de la Federación Aragonesa de Municipios, Comarcas y Provincias (FAMCP), Luis Zubieta. También ha estado presente por videoconferencia el presidente de la Comisión de Municipios afectados por las riadas del Río Ebro (CMARE), Luis Eduardo Moncín.

El presidente de la FAMCP ha declarado que “las crecidas son algo natural y tenemos que vivir con ello, pero también es necesario que, desde las Administraciones, tratemos de dar soluciones y prevenciones”, por eso ha calificado esta jornada como “novedosa y necesaria”.

Tras la presentación, ha comenzado la primera ponencia, de la mano del Jefe de Servicio de Seguridad y Protección Civil, Miguel Ángel Clavero, y el Jefe de Actuaciones de Cauces, David Gargantilla, sobre las afecciones de la última crecida del Ebro en diciembre de 2021.

Print Friendly, PDF & Email