Muere un joven navarro de 21 años mientras volvía a casa de su trabajo en Tarazona

La empresa para la que trabajaba era Faurecia Automotive España, ubicada en la localidad de Tarazona

Un joven de 21 años, residente en Murchante, ha fallecido en la madrugada del 22 de febrero en un accidente de tráfico en el municipio navarro de Cascante cuando volvía a casa del trabajo, al salir del turno de noche. La empresa para la que trabajaba era Faurecia Automotive España, ubicada en la localidad aragonesa de Tarazona y dedicada a la fabricación de componentes, piezas y accesorios para vehículos de motor.

El siniestro es considerado como accidente laboral “in itinere”, según ha apuntado el sindicato CCOO, ya que sucedió en el trayecto de su puesto a casa. Cabe destacar que el accidente es computado en Aragón porque, aunque la carretera en la que ocurrió pertenece a Navarra, la empresa en la que trabajaba se localiza en Tarazona.

El sindicato ha afirmado que las empresas «deben evaluar el riesgo de accidentes “in itinere” de la misma manera que están obligados a evaluar cualquier riesgo de daño a la salud en los puestos de trabajo». Así mismo, «deben adoptar medidas de movilidad sostenible y segura para prevenir el riesgo de siniestros».

“Se nos acaban las palabras para describir estos hechos trágicos. Hay que recordar a las administraciones públicas competentes la necesidad de aumentar los recursos y prestar atención a los accidentes in itinere. Exigimos también, a los empresarios y a las administraciones públicas, mayor responsabilidad e inversión en prevención y el cumplimiento de las obligaciones en materia de coordinación de actividades empresariales, sobre todo cuando varias empresas operan en un mismo centro de trabajo”, ha asegurado el secretario de Salud Laboral de CCOO Aragón, Luis Clarimón.

Ahora, el sindicato estará a la espera de conocer los resultados de la investigación del siniestro y reclama que «se esclarezcan los hechos y se exijan responsabilidades a las empresas vinculadas a este fatal accidente». «Nadie debería morir por causa del trabajo, todos los accidentes laborales son evitables. La fatalidad es una excusa para encubrir la falta de medidas preventivas», ha concluido Luis Clarimón.

En 2021 se declararon en Aragón 2.232 accidentes in itinere de los cuales trece se clasificaron como graves y cuatro mortales. Este tipo de siniestralidad laboral no ha dejado de crecer en los últimos años.

Print Friendly, PDF & Email