Una brecha que nunca cicatriza: las mujeres aragonesas ganan al año un 29,7% menos que los hombres

CCOO ha presentado este martes (Día Europeo de la Igualdad Salarial) el informe que trata el problema en la Comunidad, elaborado con los últimos datos disponibles de la Encuesta Anual de Estructura Salarial (EES)

La brecha salarial entre hombres y mujeres continúa siendo uno de los grandes debes de la sociedad. Con el paso de los años no termina de cicatrizar esa herida laboral que provoca que las mujeres perciban 6.044,48 euros menos que los hombres, o lo que es lo mismo, que el salario medio anual bruto de las mujeres tenga que incrementarse un 29,69% en 2019 para que sea el mismo que el de los hombres. CCOO ha presentado este martes (Día Europeo de la Igualdad Salarial) el informe que trata el problema en la Comunidad, elaborado con los últimos datos disponibles de la Encuesta Anual de Estructura Salarial (EES).

Con los datos en la mano, la realidad es que la diferencia salarial entre ambos géneros en nuestra región y en el país no cesa. En Aragón, desde 2008, la brecha salarial siempre ha oscilado en torno al 30%, aunque más por encima que por debajo de esa cifra. Con un pico en 2012 que se elevó hasta una diferencia del 42,81% en la remuneración que recibían trabajadores y trabajadoras. Parámetros que se equiparan, casi idénticamente, a los del global del territorio nacional, que ahora mismo establece en 5.252,36 euros la resta entre retribuciones masculinas y femeninas, un 5,47% menos que en Aragón.

“En 2019, con la recuperación paulatina del empleo, la brecha salarial se ha reducido en 13 puntos siendo del 29,69%, el porcentaje más bajo de la serie”, asegura la secretaria de Política Social e Igualdad de CCOO Aragón, Sonia García. No obstante, ha avanzado que los datos de 2020 serán “complicados” y permitirán clarificar el impacto real que la pandemia ha tenido en el mundo laboral.

En este sentido, y según los datos ofrecidos por CCOO, Aragón es en estos momentos la segunda peor Comunidad Autónoma de España en términos de brecha salarial, sólo por detrás del Principado de Asturias. Los hombres ganan 26.404,73 euros anuales brutos de media, por 20.360,25 euros que son retribuidos por su trabajo a las mujeres.

Uno de los mayores condicionantes en las diferencias salariales existentes entre género es el tipo de jornada. En 2019, el 75,6% de las personas que tenían un contrato de jornada parcial en Aragón eran mujeres. “Una cifra que no para de aumentar puesto que el porcentaje se incrementa hasta el 80,2% en el año 2020 y hasta el 81%, en el año 2021”, ha destacado García. Y es que la mayoría de las mujeres tienen que aceptar una jornada parcial porque no han encontrado un trabajo a tiempo completo (en el 49% de los casos), por el cuidado de niños o adultos enfermos (14%) o por otras obligaciones familiares o personales (8%), subrayan desde el sindicato.

A nivel nacional, los hombres que trabajan a tiempo completo son remunerados con 29.501,75 euros de media por los 26.939,88 euros que cobran las mujeres (un 9,51% más). Mientras que la cifra se eleva algo más cuando se refiere a los contratos de tiempo parcial, entonces la diferencia asciende al 14,04%, 1.529,26 euros más en el salario de los hombres que en el de las mujeres.

Las diferencias en los contratos indefinidos

Otro de los factores condicionantes para agravar la brecha salarial es la duración del contrato. La diferencia en los contratos de carácter indefinido se sitúa en el 34,24% entre ambos sexos, mientras que en los temporales la diferencia es de del 5,86%. Las mujeres con trabajo indefinido reciben una remuneración económica de 21.636,25 euros, por 29.046,11 que reciben los hombres; mientras que, en aquellos convenios de carácter temporal, reciben de media 16.607,47 euros, por 17.581,21 de los hombres.

Las mujeres representan el 47,5% de la población asalariada en Aragón y se concentran en los sectores de actividades sanitarias y servicios sociales, educación y personal doméstico, todas ellas destinadas al cuidado y la atención. En el sector servicios, las mujeres ganan 5.126 euros menos que los hombres, y el sector industrial se convierte en el principal protagonista de esta historia. La brecha salarial en este campo de la actividad económica alcanza el 32,67%, con una diferencia de 7.117 euros anuales en favor del género masculino. Según concluyen desde CCOO, donde la presencia de la mujer es mayoritaria se percibe menor remuneración.

Esta discriminación económica también depende de la cualificación profesional. En las ocupaciones donde menos formación se reclama la diferencia de salario entre géneros se estima en el 58,36%, en un 40,48% para las ocupaciones donde se exige una cualificación media y un 22,84% en las profesiones en las que se exige mayor grado de estudios. La mayor diferencia se da entre el personal directivo y gerente de las empresas en los que la diferencia se estima en 12.113 euros. En este contexto, las trabajadoras no cualificadas en el sector servicios sufren una brecha del 39,77%; un 38,88% se deduce de la industria manufacturera y un 36,24% de diferencia de salarios en los servicios de salud y cuidado de personas.

La edad también marca «disparidades»

La variable edad también marca “disparidades” salariales entre ambos sexos, señala Sonia García. El nivel salarial se va incrementando con la edad, durante la vida laboral, pero desde el sindicato denuncian que el ascenso se produce, en mayor medida, en el caso de los hombres a partir de los 35 años. “A partir de los 30 años el salario de los hombres crece todos los años”, ha puntualizado la secretaria de Igualdad y Política Social de CCOO Aragón. Esto hace que aumente la brecha salarial alcanzando el 37,68% en el intervalo entre 45 y 54 años en Aragón. “Una de las causas que explica este aumento de la diferencia son las interrupciones de la vida profesional de las mujeres, por el cuidado de menores o personas dependientes, que repercute en su remuneración, llegando a percibir 8.087,52 euros en este tramo de edad”, ha indicado García.

Por todas estas razones, y con un horizonte laboral mejorable por delante, CCOO propone una serie de medidas para frenar las diferencias salariales entre ambos géneros y valora la reforma laboral aprobada como elemento para dotar de estabilidad al empleo. “Desaparecen los contratos de obra y servicio que afectan mayoritariamente a las mujeres y mejorará la estabilidad del empleo femenino. La prevalencia de los contratos sectoriales por encima de los de empresa mejorará los salarios de las actividades subcontratadas”, afirma Sonia García.

El sindicato incide en que el marco de la negociación colectiva es clave para incluir cláusulas que favorezcan la igualdad en el seno de las empresas aragonesas o reducir la parcialidad contractual femenina. Los planes de igualdad han demostrado su valía para detectar las diferencias laborales entre géneros, por ello CCOO valora “muy positivamente” la aprobación de los Reales Decretos 901/2020 de planes de igualdad y el 902/2020 de igualdad retributiva entre hombres y mujeres que facilitará su implementación en las empresas de la Comunidad Autónoma aragonesa.

Print Friendly, PDF & Email