El Real Zaragoza volvió a sonreír en medio de la tempestad

Los jugadores celebraron con gran ilusión el gol de la victoria. Foto: Real Zaragoza

Inmerso en medio de un largo proceso de venta, el Real Zaragoza supo abstraerse del ruido mediático para cumplir su cometido: ganar a la Unión Deportiva Las Palmas. Fue un partido tenso, de los que se gana con corazón y con el empuje de la gente en La Romareda. Y así es como el conjunto de Juan Ignacio Martínez supo reponerse de una mala racha de resultados para intentar la escalada.

Se adelantó la escuadra blanquilla por medio de un recién incorporado, Jaume Grau, asistido por Jair. Pero intervino en la jugada otro de los nuevos, Eugeni Valderrama, que supo poner un centro-chut con mucho peligro al corazón del área canaria. En el rechace del arquero es donde estuvo atento el central para asistir a un Grau que recibía en la frontal y golpeaba con fuerza. El cuero se colaba en la portería y el 1-0 subía al marcador.

Es cierto que Maikel Mesa complicó las cosas tras un rechace poco afortunado de Cristian, que dejaba el balón en las botas al centrocampista para que solo tuviese que empujar a placer. Y pudo ser peor, porque Hernani, con la portería vacía, no logró atinar para hacer el 1-2. Hubiese sido un mazazo del que, probablemente, no se hubiesen repuesto los maños.

A lo largo de la temporada zaragocista, ha sido muy frecuente pasar de la posibilidad de vencer a terminar cayendo. Pero en esta ocasión, el Real Zaragoza se encontraría con la cara alegre del fútbol. Apenas unos instantes después, Bermejo pondría un centro que terminaría en las botas del recién ingresado Álvaro Giménez y llevaría el cuero al fondo de las mallas. Después de aguantar el resultado sin sufrir demasiado, el colegiado pitaba el final y la plantilla volvía a respirar.

El mérito de abstraerse

Fue vital para el conjunto maño saber abstraerse de todo el ruido generado alrededor de la venta del cuadro zaragocista y de las protestas en el minuto 32. También supieron aprovechar el empuje de una grada que, especialmente tras el 2-1, se vació para ser el jugador número 12. Y lo más importante es que el Real Zaragoza sumó tres puntos vitales para escalar posiciones y sacar la cabeza del descenso.

En una nueva semana de partido, el cuadro blanquillo pone la cabeza en El Molinón, donde tiene programado el duelo ante el Sporting. Los asturianos son otros de los que se encuentran en una tesitura similar a la de los blanquillos, estos con dos puntos más que los de JIM. La victoria se antoja indispensable para seguir en la escalada y pasar un final de temporada con cierta tranquilidad deportiva.

Print Friendly, PDF & Email