Las ayudas para asociaciones de estudiantes universitarios regresan a Aragón después de diez años

La línea de ayudas será de 15.000 euros y el Departamento trabaja ya en las bases reguladoras de la convocatoria

La ampliación de horarios de las aulas de estudio, un gabinete psicosocial para la salud mental o retomar las subvenciones de asociación son algunas de las novedades que el Gobierno de Aragón ha trasladado este viernes a los representantes del estudiantado de la Universidad. Tras la séptima ola de Covid, retoman el contacto entre ambos, “dado que parece que se ve un poquito la luz”, para ponerse al día y hacer propuestas con el objetivo de mejorar el sistema universitario para todos.

En la reunión, la consejera de Ciencia, Universidad y Sociedad del Conocimiento, Maru Díaz, les ha transmitido algunos avances “positivos” para su trabajo. Entre ellos destaca que, después de diez años, retoman una convocatoria de subvenciones para los colectivos de estudiantes, concretamente para financiar sus proyectos y sus actividades. Así, “retomamos la línea de financiación, con el objetivo de incentivar el asociacionismo entre el estudiantado y ayudar a formar comunidad mediante el trabajo en equipo y con la vocación de que nuestros universitarios puedan llevar adelante sus propuestas”, ha insistido la responsable autonómica.

La línea de ayudas será de 15.000 euros y el Departamento trabaja ya en las bases reguladoras de la convocatoria. El presupuesto se distribuirá en concurrencia competitiva, previa presentación de proyectos por parte de las distintas asociaciones y entidades.

“Creemos que era el momento de volver a retomar el contacto con los estudiantes”, ha comunicado la consejera minutos antes del encuentro al que también ha asistido el director general de Universidades, Ramón Guirado. Y es que «ahora era un buen momento para retomar esas relaciones, volver a escucharlos, ver cómo han pasado estos últimos meses o qué expectativas tienen a futuro”.

“Expectativas de trabajo”, ha afirmado el presidente del Consejo de Estudiantes de la Universidad de Zaragoza, Juan Guerrero, quien ha añadido que “siempre estamos atentos, siempre estamos dispuestos a ayudar y cooperar y dispuestos a hacer cualquier cosa que se nos preste con el fin de ayudar al estudiantado”.

Otros objetivos para lograr una Universidad «más apetecible»

Además, existen otros objetivos de financiación que “creemos que favorecen su trabajo docente y su formación”, ha apuntado la consejera haciendo referencia a las aperturas de las aulas de estudio, una ampliación de sus horarios o a un gabinete psicosocial para la salud mental en la Universidad.

También se ha hablado sobre la mejora de las encuestas y la evaluación de la docencia, la formación inicial del profesorado en valores ambientales, de igualdad y respeto a la diversidad, nuevos pliegos para una alimentación de proximidad y saludable o la mejora de espacios de reunión y encuentro del estudiantado en cada campus. Según ha explicado Maru Díaz, el fin de todas estas novedades es “hacer una universidad más amable, más abierta, más centrada en la formación y más apetecible para nuestros jóvenes”.

Durante el encuentro, se ha hablado también de la política de becas del Departamento y se han valorado cómo mejorar la comunicación con el estudiantado para que las ayudas lleguen al mayor número posible de beneficiarios. La nueva ley de convivencia universitaria, recién aprobada, ha sido otro de los temas tratados.

A la reunión han asistido por parte del Consejo de Estudiantes de la Universidad de Zaragoza su presidente, Juan Guerrero, Elena Comeras y José María Chouza. Por el Colectivo de Estudiantes x Derecho, lo ha hecho Silvia Ramos; por Estudiantes en Defensa de la Universidad (EDU), Jonathan Jiménez, y por Estudiantes en Movimiento, Daniel Seabra, Maryna Kolisnyk y Diego Ferreruela.

Print Friendly, PDF & Email