Sanidad aclara que la eliminación de 15 ambulancias corresponde a una orden europea

La consejera de Sanidad, Sira Repollés, durante la sesión plenaria de este viernes

Continúa la polémica en torno a la gestión del servicio de transporte sanitario urgente en Aragón. Ante las 15 ambulancias que, según la diputada popular, Ana Marín, van a desaparecer del medio rural, la máxima responsable de Sanidad, Sira Repollés, ha explicado que pertenecen a las 22 ambulancias convencionales que la DGA va a desactivar por una orden europea, “ya que dejan de considerarse transporte sanitario”. Además, ha reconocido que «de las 45 ambulancias UVI, con las que se cuenta actualmente, se va a pasar a 52”.

La consejera en materia sanitaria ha reconocido que el nuevo pliego del servicio de transporte sanitario urgente de la Comunidad contará con “cuatro millones de euros más al año y con 80 efectivos más”. “Mejora la distribución, todas las comarcas van a contar con el soporte vital básico y los recursos estarán activos los 365 días del año”, ha aseverado.

Desde las filas del PP, han vuelto a incidir en los “innumerables” problemas que ha generado el servicio de las ambulancias en los últimos meses -sobre todo durante diciembre y enero-, “llegando a afectar a la situación sanitaria de los enfermos”. La portavoz popular ha lamentado que hasta 94 ambulancias, 57 de ellas en Huesca, hayan tenido que estar desactivadas por no contar con los soportes necesarios, además de denunciar el “silencio” que guarda el Gobierno.

Por su parte, la consejera le ha recordado que hay que distinguir entre transporte sanitario urgente, no urgente o programado. “Las ambulancias convencionales no se consideran transporte sanitario”, ha manifestado Repollés, quien ha añadido que “la asistencia sanitaria la prestan los sanitarios, no los vehículos”. Por otra parte, le ha explicado a la popular que “el desplazamiento de enfermos, por razones únicamente clínicas, se realiza cuando ellos mismos no se pueden trasladar”.

La ANEA afirma que «las ambulancias convencionales sí son transporte sanitario»

La Federación de Nacional de Empresarios de Ambulancias (ANEA) ha destacado que, en virtud del Real Decreto 836/2012, de 25 de mayo, y de la normativa europea 17/89, las “ambulancias convencionales -aquellas destinadas al transporte de pacientes en camilla- sí se consideran transporte sanitario”. Así lo ha manifestado el gerente de la federación, Javier Rodríguez, quien ha recordado que las “ambulancias convencionales, sean tipo A1 individuales o tipo A2 colectivas, prestan un servicio no asistencial, es decir, no permiten la asistencia en ruta”.

“Las ambulancias A1, de traslado individual, se pueden emplear o no en la red de urgencias, pero indudablemente no son asistenciales. Lo adecuado sería que la red de urgencias estuviera dotada de vehículos asistenciales con soporte vital básico o soporte vital avanzado”, ha subrayado Rodríguez.

Por otra parte, ha esclarecido que los “servicios sanitarios pueden ser urgentes o programados”. “Urgente es un servicio que no está previsto”, ha aseverado, mientras que las “ambulancias pueden ser asistenciales o no asistenciales”. “En la red que montan los servicios de salud puede utilizar ambulancias urgentes para la red de urgencia o ambulancias no urgentes para la reprogramada”, ha matizado el gerente de ANEA.

Otra de las críticas de la bancada de la oposición ha vuelto a ser lo ocurrido en Ayerbe y Binéfar, con el envío de ambulancias convencionales que conllevó que el médico del centro de salud se tuviera que trasladar con el enfermo. A esto Repollés ha respondido que “se siguió el protocolo habitual”. “Un soporte vital básico se convierte en avanzado cuando el médico del centro de salud acompaña al enfermo en la ambulancia”, ha puntualizado. “No sea alarmista. Se ha gestionado con profesionalidad y no ha habido ninguna anomalía en la prestación del servicio”, ha destacado la consejera.

El PP pide explicaciones por el cambio de nombre del Hospital Materno-Infantil 

Tras el cambio de nombre del Hospital Materno-Infantil de Zaragoza, que pasará a llamarse Edificio de la Mujer y la Infancia, la portavoz popular en materia sanitaria, Ana Marín, le ha pedido explicaciones este viernes a la consejera Repollés.

La parlamentaria popular ha reconocido que el cambio de nombre es “innecesario”. “Nadie lo ha pedido: solo genera confusión finiquitando el nombre de un hospital referente en toda la historia”, ha criticado Marín, añadiendo que “genera un coste que desconocemos y que se debería haber empleado en cuestiones más importantes y necesarias”.

Print Friendly, PDF & Email