El Casademont se prepara ante un brillante Manresa «que casi nunca tiene su mejor día»

El entrenador quiere volver a mostrar un nivel alto en la cancha. Foto: Basket Zaragoza

Vuelve el Casademont Zaragoza a la cancha y lo hace ante un rival de lo más complicado: el Baxi Manresa, tercer clasificado de Liga Endesa. Su mérito, según ha explicado el coach del conjunto aragonés, Jaume Ponsarnau, radica en una inmensa cantidad de victorias a pesar de que “casi nunca tienen su mejor día”. “Es un equipo que no tiene acierto, que no es muy eficaz, pero esa es la gracia que tienen, y chapó por ellos”, ha señalado.

El entrenador admira a su próximo rival, y les tiene bien estudiados. Viven “de hacer las cosas muchas veces, insistir y castigar en el momento que los otros equipos no juegan”. Les metes una canasta “y ya te están corriendo el contraataque”; fallan su tiro, pero tienen una presencia en el rebote “espectacular”. Esta situación la han conseguido siendo perseverantes, con una idea de juego “muy inteligente”, y “no hay normas para prepararte contra ellos”.

Viven con su desacierto, esa es su gracia y contra eso hay que ser “muy perseverante y muy fuerte”. Es la intensidad la que les hace brillar. Por lo tanto, para vencer no es tanto esperar a que se equivoquen, sino que el Casademont Zaragoza encuentre su mejor juego. Para ello, Ponsarnau tiene a todos los jugadores disponibles. El equipo “está trabajando bien, con buenas sensaciones”. Eso sí, también lo hicieron la semana de Fuenlabrada y fue un partido “en un contexto espantoso”.

Aquí, será muy importante la fortaleza mental. Ha habido jugadores que no han encontrado inspiración y no han sabido ayudar. Eso viene “de un bagaje cultural, de competiciones que puedes tirar los partidos y no asumir que la aportación al equipo va más allá del acierto”. Por ello, están intentando culturalizar al equipo, porque así es como serán mejores mentalmente. Que cuando haya descalabros, los jugadores se apoderen colectivamente y arrastren al grupo.

LA MARCHA DE PEP

Ponsarnau está “muy contento” de cómo han llevado el ruido los jugadores con la salida de Pep Cargol, y es “para admirarlos” en ese sentido. Personalmente, se siente “responsable” de los motivos de su marcha, porque como equipo no han conseguido las victorias. A Pep le ha querido agradecer su compromiso para integrarlos al club, a la ciudad y al baloncesto de Zaragoza. “Vamos a llevarlo con un enorme recuerdo y siempre se lo agradeceré”, ha insistido. Ahora, Muedra viene “con la máxima ilusión”, por lo que intentará “aprovechar sus ideas”.

El entrenador se centra en el partido ante Manresa, y no quiere mirar ni la clasificación de su próximo rival ni la propia. Se focaliza “en el próximo entrenamiento”, y dentro del partido, “en la próxima posesión”. Lo que toca ahora es Manresa, y ya se verá, en función de su actuación, a donde les lleva el resultado. “Tenemos que trabajar para que sea lo más lejos posible”, ha sentenciado.

Print Friendly, PDF & Email