Crece la preocupación en el campo por la falta de lluvias: «No cae una gota desde antes de Navidad»

Aragón cuenta con más de 800.000 hectáreas de cultivo de secano de diversos productos, como trigo o cebada

Alta y creciente preocupación entre los agricultores aragoneses por la falta de lluvias durante los dos últimos meses, que han sido prácticamente secos en toda la Comunidad, y que está dificultando que los cultivos de estos meses alcancen su máximo esplendor. Aunque se reconoce que la situación no tiene que ver con otros territorios y que todavía es reversible si lloviera de forma inminente, zonas como el Bajo Aragón y el extremo oriental de Huesca rozan el estado “crítico” y las consecuencias podrían llegar a la campaña de riegos si siguen sin vislumbrarse precipitaciones a corto plazo.

No en vano, Aragón cuenta con más de 800.000 hectáreas de cultivo de secano de diversos productos, como trigo o cebada, y desde UPA ya avecinan “pérdidas muy importantes” en las variantes más tempranas, llegando a hablar de “cosechas nulas” si no mejora el tiempo en los próximos días. “En el resto, la preocupación es mucho mayor cada día que pasa. Las tierras ya tienen necesidad de agua. Si no llueve en las próximas semanas, aunque sea un poco, empezaríamos a hacer valoraciones más negativas”, ha señalado su secretario general, José Manuel Roche.

Una falta de lluvias cuyas consecuencias no solo son notorias en los cultivos de hoy, sino que también puede llegar a tener una afección directa en la campaña de riegos que arranca con la llegada de la primavera, lo que puede obligar a modificar la planificación de las siembras. Así, los embalses se encuentran al 66% de su capacidad, trece puntos menos que hace justo un año, con la diferencia de que entonces se encontraba en tendencia ascendente y ahora acumula tres semanas consecutivas de descenso. “Está generando inquietud en comenzar la campaña con suficientes garantías y agua para los cultivos de primavera, el viñedo o la fruta, que dependen del riego”, ha expuesto Roche.

No obstante, los agricultores también han querido dejar claro que la actual situación es reversible, siempre y cuando regresen las lluvias a Aragón. “Llevamos sin que caiga una gota desde antes de Navidad. Con que cayeran diez litros, respiraríamos un poco, pero las previsiones son nulas. Tuvimos un otoño bueno que nos permitió sembrar con garantías, pero en invierno no ha caído nada y esa reserva de agua, que estaba asegurando el desarrollo de la planta, se está secando”, ha añadido el secretario general de UPA.

Un mensaje de preocupación que comparten desde UAGA, aunque todavía no quieren hablar de “sequía”, valorándolo como una “parada invernal” que “sería asumible si lloviera pronto”, pero que ya está obligando a adelantar los primeros riegos. “No estamos haciendo tratamientos herbicidas ni el aporte de abonos que se suele hacer a la salida de invierno porque no hay perspectivas de lluvia y su coste es bastante alto. La gente tiene miedo a hacer los tratamientos. Estamos esperando. Esto debería ser un ir y venir de abonadoras y estamos a la expectativa”, ha explicado su responsable de Agua, David Solano.

Un escenario que se junta con la plaga de conejos “endémica” que está azotando zonas como el Jalón, Belchite, Monegros o Bajo Cinca. “Al haber tan poca vegetación, los conejos se comen el poco cereal que hay, el poco verde que hay encima del suelo. No tienen otra cosa. Aunque tengan más raíces, si le quitas la parte de arriba no puede hacer la fotosíntesis y muere”, ha remarcado Solano.

Aun así, desde UAGA quieren lanzar un mensaje tranquilizador para las próximas semanas, resaltando que queda “margen” para mejorar la campaña, siempre que haya precipitaciones. “Hay preocupación en secano y regadío, pero queda tiempo para recuperar. Con un marzo normal, ya no extraordinario, la campaña de riegos se salvaría”, ha incidido el responsable de Agua de UAGA, lamentando que el medio “no es por la sequía que tenemos, sino por la que vemos venir”. “Si en 15 días no cae una gota, hablaríamos de otra cosa”, ha añadido.

En este sentido, la Aemet apenas prevé precipitaciones a últimas horas del domingo en el tercio norte de la Comunidad, sin descartar alguna lluvia débil y dispersa en el resto del territorio, con más posibilidades en el Sistema Ibérico y el Alto Ebro.

Print Friendly, PDF & Email