Enfermeros y fisioterapeutas exigen soluciones para aliviar la presión en Atención Primaria

Exigen una solución para los trabajadores, pero de la que también saldrán beneficiados los pacientes

“Profesionales, no héroes”. Así se definen los enfermeros y fisioterapeutas que este jueves han exigido soluciones a la alta presión que sufren y la elevada carga de trabajo. Lo han hecho en una concentración que ha reunido a decenas de trabajadores ante el Centro de Salud de La Jota, donde han recordado que “nos hemos enfrentado a un nuevo virus devastador y, dos años después, seguimos acudiendo a nuestro trabajo para que ni una sola persona quede desatendida”. Aunque, según han afirmado los manifestantes, los que quedan desatendidos son ellos debido a la falta de medios y recursos, especialmente humanos.

“Estamos bajo mínimos y nos estamos agotando”, ha lamentado el delegado sindical de Enfermería Satse en Aragón, Paco Carreño, quien ha añadido que se “han tenido que suspender muchas vacaciones, días de permiso, doblar turnos… y así no se puede seguir mucho tiempo porque esto va a colapsar si no se toman medidas”. Además, “si ahora bajan los casos y hay un poco de alivio, los profesionales tendrán que descansar, habrá que darles sus días de libranza”, ha demandado la secretaria autonómica de Satse en la región, Pilar Navaz.

Una situación que se ha agravado tras la pandemia, especialmente con esta séptima ola en la Comunidad, ya que ha contado con menos personal sanitario debido al masivo cese de contratos que se produjo el pasado mes de octubre en Aragón. “Las plantillas han quedado mermadas”, ha apuntado Navaz, quien ha manifestado que “los profesionales somos fuertes, pero ante este tsunami tampoco tenemos una coraza”.

Reclaman contratos más estables y que no se cese a más trabajadores

Por eso, ha reclamado que a los trabajadores actuales “no se les cese porque son necesarios” y ha hecho especial hincapié en que a los egresados se les haga contratos “estables para fidelizarlos y que no se vayan a trabajar a otros sitios con mejores condiciones laborales”. Y es que, ha informado Carreño, “ha habido profesionales a los que se les ha ofrecido contratos de seis meses o un año en otras Comunidades y, ante esas condiciones, se han ido”.

De esta manera, las concentraciones continuarán y se extenderán por todo el país para reclamar cambios, que los sanitarios esperan se vean reflejados este 2022. “Llevamos así dos años, con jornadas maratonianas, la situación ya es límite y hay que dar una solución”, ha concluido Navaz. Solución para los trabajadores, pero de la que también saldrán beneficiados los pacientes, dado que tendrán una “mejor atención”.

Print Friendly, PDF & Email