Eduardo Romero / Empresario

Las grandes mentiras de la directiva del Real Zaragoza

Eduardo Romero

Los dirigentes siempre han transmitido a la afición -y se les ha llenado la boca de decir- que ellos siempre querrán lo que sea mejor para el Real Zaragoza. Permítanme desmentirlos en mi modesta opinión. Ellos sólo querrán lo que sea mejor para sus bolsillos y nada más.

En las distintas alternativas que trabajan para cambiar de propiedad hay una absoluta división en el Consejo de Administración del Real Zaragoza que puede derivar en una grave crisis institucional, como se pudo apreciar en la Junta General de Accionistas con la ausencia de Fernando de Yarza López-Madrazo, Juan Forcén y Carlos Iribarren, disconformes con la familia Alierta por la venta de su paquete accionarial.

La familia Alierta quiere salir del Club, pero parece que el resto de los consejeros querría continuar con los nuevos inversores, incluso dicen que sería mejor otra opción de venta en la que los inversores no exigieran que el equipo mantenga la categoría… ¿Lo querrán comprar en 1ª RFEF con 68 millones de deuda, aunque la puedan refinanciar? Lo siento, pero me da mucha risa… Por no decir pena y tristeza.

Cuando arreciaron las críticas y cánticos de los aficionados con la jornada de abucheos al palco en los minutos 32 de cada tiempo, colgaron un escrito oficial en su página web diciendo que mantenían conversaciones con distintos grupos inversores para hacerse con la mayoría accionarial del Club.

Ahora hablan desde hace días del interés del Grupo Orlegi, inversor de capital mexicano que parece que quiere el 91% de las acciones del Club, y exige (lógicamente), la permanencia en la categoría. Esta propuesta parece que sólo le encaja a la familia Alierta y que el resto parece que no la ve con buenos ojos. Esta opción no sería rápida, pues aún no hay proposición económica concreta, ni oferta vinculante. Habría que hacer una Due Diligence y, como pronto, la operación se iría hasta el próximo verano.

El Zaragoza no puede esperar, las urgencias en la tesorería del club blanquillo obligan a una inyección económica. Los aficionados sólo queremos que, por favor, no nos mientan ni engañen más y que de verdad hagan lo mejor para nuestro Club, que este 2022 va a cumplir nada menos que 90 años.

Print Friendly, PDF & Email