Gobierno y sindicatos acuerdan subir el SMI hasta los 1.000 euros con el rechazo de la patronal

Para la patronal, el alza del SMI llega en "un contexto económico de incertidumbre"

El Gobierno central y los sindicatos UGT y CCOO han acordado este miércoles elevar el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) hasta los 1.000 euros por 14 pagas con efectos desde el 1 de enero de 2022, una decisión que no ha contado con el apoyo de las principales organizaciones empresariales, CEOE y Cepyme.

El alza del SMI ha sido anunciado en una rueda de prensa conjunta entre la vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, y los secretarios generales de CCOO y UGT, Unai Sordo y Pepe Álvarez, respectivamente. La decisión llega tras dos reuniones con los agentes sociales y después de que la patronal hiciera público este martes su rechazo a la medida tras reunir de forma extraordinaria a su Comité Ejecutivo.

Díaz ha descartado que la negativa de CEOE vaya a dificultar en adelante la relación con la patronal porque “esto es el diálogo social de manual” y ha subrayado que no hacen «más que recibir parabienes” de otros países por la “buena salud” del diálogo social. Además, la vicepresidenta segunda ha defendido que “subir el SMI ha sido muy positivo para la economía y el empleo” y ha negado que vaya a perjudicar la evolución del mercado de trabajo, como ha esgrimido la CEOE.

A su juicio, esto es “ciencia ficción” porque, pese a la subida de este indicador en los últimos años, se está registrando en este momento un “récord” de afiliados a la Seguridad Social en el sector de la agricultura, donde el SMI impacta especialmente. “La patronal sabe, como lo sé yo, que científicamente no solo es bueno para los trabajadores, sino que es bueno para la economía. Si un trabajador tiene 1.000 euros de renta podrá consumir un poquito más”, ha sostenido Díaz, quien ha explicado que hay una “discrepancia de intereses” en este caso concreto.

Asimismo, Díaz ha incidido en que elevar el SMI es “la mejor herramienta para luchar contra la pobreza laboral” y ayuda a “reducir la brecha salarial de género”, ya que es una remuneración que perciben mayoritariamente mujeres y jóvenes. En este sentido, ha celebrado que España va “abandonando la anomalía de sueldos bajos” en comparación con otros países europeos, y afirmó que “sirve para elevar los salarios en general”.

La vicepresidenta segunda no ha dado la fecha concreta en la que será aprobado el alza del SMI en Consejo de Ministros, aunque sí indicó que será “pronto”.

La firma del acuerdo tuvo lugar en la sede del Ministerio de Trabajo

Sindicatos

Por su parte, los líderes de CCOO y UGT han subrayado también que elevar el SMI no perjudica la creación de empleo, sino que «beneficia mayoritariamente» a mujeres y jóvenes, criticando a la patronal por asegurar que “dañará” a diferentes sectores. A su juicio, si la patronal hubiera cumplido con el acuerdo marco en materia de negociación colectiva rubricado en 2018, el alza del SMI tendría una “afección” menor en los trabajadores y las empresas, porque los agentes sociales acordaron que en 2020 no hubiera ningún convenio colectivo por debajo de los 1.000 euros.

Para Sordo, es «incomprensible» que no avalen una subida del SMI, acusando a las organizaciones patronales de “mostrarse insumisas” ante esas recomendaciones salariales pactadas. Igualmente, ha afirmado que el 24% de los jóvenes entre 16 y 24 años cobran el SMI, cifra que es del del 14,7% entre los 25 y 34 años y casi el 19% de los empleados con contrato temporal.

Mientras, el secretario general de UGT ha declarado que la cifra de 1.000 euros “tiene una importancia muy grande” y “simbólica” porque “es romper un techo que parecía que se hacía difícil romper por la obcecación de la patronal de no cumplir el acuerdo en materia de negociación colectiva”. “La subida a 1.000 euros va al corazón de las personas que menos tienen y que padecen mayor discriminación en nuestro país. Afectará de manera fundamental a las mujeres y a los jóvenes”, ha remarcado Pepe Álvarez.

Postura de la patronal

Por su parte, la directora de Empleo y Diversidad de CEOE, Rosa Santos, ha acudido a la reunión aunque no al acto de firma. A su llegada, al ser preguntada por si la patronal aceptaría un alza del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) inferior al que plantea el Gobierno, respondió que no ha habido más propuestas encima de la mesa. “Esto son lentejas”, ha aseverado.

Para la patronal, el alza del SMI llega en “un contexto económico de incertidumbre, en el que previsiblemente no se recuperarán los niveles de negocio precrisis hasta 2023, con presiones crecientes en los costes de las empresas y una notable caída acumulada de la productividad”.

Desde Aragón, Cepyme también ha rechazado la decisión tomada sin el apoyo de las organizaciones empresariales, que son, afirman, «parte imprescindible de la paz social». «Una nueva subida del SMI contribuirá a aumentar los costes laborales y la presión sobre los márgenes de las empresas, a lo que debe sumarse además el encarecimiento de las materias primas o los cuellos de botella en las cadenas globales de suministro que están sufriendo las empresas», han expuesto.

Print Friendly, PDF & Email