Expertos acuerdan la primera definición de «Covid prolongada» en niños y jóvenes

La "Covid prolongada" en niños y jóvenes persiste durante doce semanas después de la primera prueba de Covid-19

Un panel representativo de 120 expertos internacionales ha acordado la primera definición de investigación de «Covid prolongada» en niños y jóvenes.

Esa definición, explicada en un estudio histórico aceptado para su publicación en «Archives of Disease in Childhood», complementa la propuesta por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para la «Covid prolongada» en adultos. Si se adopta ampliamente, ayudará sustancialmente a fortalecer la base de evidencia sobre esta condición debilitante, según los investigadores.

La gran cantidad de definiciones que se utilizan actualmente, todas las cuales difieren en la cantidad, el tipo y la duración de los síntomas, ha contribuido a las amplias variaciones informadas en la prevalencia estimada de «Covid prolongada» en niños entre un 1% y un 51%. Ello ha obstaculizado los esfuerzos de investigación hasta la fecha.

Una definición de «Covid prolongada» aplicada consistentemente permitirá a los investigadores comparar y evaluar de manera confiable los estudios sobre la prevalencia, el curso de la enfermedad y los resultados, lo que proporcionaría una imagen más precisa del verdadero impacto de la enfermedad, según los autores.

El consenso fue alcanzado por doce expertos internacionales en prestación de servicios (47), investigación (50) y experiencia vivida (23), tras un escrutinio cuidadoso de 49 afirmaciones, cada una de las cuales se calificó del 1 al 9, según su importancia percibida.

Estas declaraciones se redujeron secuencialmente en tres fases (proceso Delphi) y la selección final se discutió en una reunión de consenso virtual. Luego, estas declaraciones fueron revisadas por un panel de ocho jóvenes de 11 a 17 años afectados por «Covid prolongada» para llegar a un acuerdo final.

Para la definición de investigación de «Covid prolongada» en niños y jóvenes se tiene en cuenta que haya síntomas (al menos uno de ellos, físico) que han continuado o desarrollado tras un diagnóstico de Covid-19 (confirmado con una o más pruebas que dan positivo) y afectan al bienestar físico, mental o social.

Además, la «Covid prolongada» en niños o jóvenes interfiere en algún aspecto de la vida diaria (la escuela, el trabajo, el hogar o las relaciones, por ejemplo) y persiste durante al menos doce semanas después de la prueba inicial de Covid-19 (incluso si los síntomas han aumentado y disminuido durante ese periodo).

Todo ello se resume en la siguiente definición: «La condición post-Covid-19 ocurre en jóvenes con antecedentes de infección confirmada por SARS CoV-2, con al menos un síntoma físico persistente durante un mínimo de doce semanas después de pruebas iniciales que no pueden explicarse con un diagnóstico alternativo. Los síntomas tienen un impacto en el funcionamiento diario, pueden continuar o desarrollarse después de la infección por Covid-19 y pueden fluctuar o recaer con el tiempo».

Print Friendly, PDF & Email