El Teléfono de la Esperanza atendió 8.200 llamadas en 2021, un 5% más que el año anterior

El Parlamento autonómico ha acogido la comparecencia de la asociación // Foto: Cortes de Aragón

Las Cortes de Aragón han acogido este martes la comparecencia del Teléfono de la Esperanza, una entidad que sirve como herramienta de ayuda y cuidado de la salud emocional de las personas prestando un servicio durante las 24 horas del día. Según han explicado, a lo largo de 2021 atendieron en torno a 8.200 llamadas, un 5% más que en 2020. Del total, casi dos de cada diez las realiza una persona mayor; una de cada diez corresponde a gente joven (entre 19 y 25 años); y una de cada dos presenta problemas psicológicos o psiquiátricos.

La labor de esta línea telefónica, activa desde 1984 en Aragón a través del número 976232828, actualmente resulta fundamental dada la angustia generada por la Covid y las consecuencias derivadas de la crisis global en la que se encuentra la sociedad. La asociación dispone de programas para la promoción del bienestar emocional, y a nivel autonómico, es pionera en la puesta en marcha de iniciativas para la prevención del suicidio. También está trabajando en elaborar estrategias de detección y abordaje de esta problemática.

“Consideramos crucial la formación de la población general en lo referente a la difusión de factores de riesgo ante el problema del suicidio”, indican. En este sentido, según apuntan, en 2019 presentaron la primera guía para la prevención del suicidio en Aragón, y después otra más para el tratamiento del suicidio en los medios de comunicación.

Entre sus líneas de trabajo, destaca especialmente la atención vía telefónica. Asimismo, cuentan con una serie de colaboraciones para asegurar el bienestar emocional y prevenir la soledad no deseada y la depresión. “Esperamos recibir el respaldo por parte del Gobierno aragonés en estos actos de intervención. Próximamente pondremos en marcha una app para que cualquiera que lo necesite pueda acceder a un chat y contar su situación”, han resaltado.

Además, remarcan que han logrado convertir la escucha activa en una herramienta poderosa de salud mental con empatía y aceptación incondicional «porque el dolor humano no tiene límites”. Y es que no solo atienden la crisis, sino también la prevención de las problemáticas que puedan surgir. A todo esto hay que sumar que cuentan con terapia para combatir la ludopatía, planes para el abordaje de la soledad no deseada, servicios para la orientación del empleo y programas prosociales en beneficio de la Comunidad.

Print Friendly, PDF & Email