La automoción, en un «profundo» proceso de transformación clave para su futuro

La automoción supone de manera directa el 6% del PIB aragonés, el 30,4% del empleo industrial y el 35% de las exportaciones

La automoción se encuentra en un “profundo” proceso de transformación ecológico y sostenible que definirá su futuro y Aragón debe adaptarse a su nueva realidad para seguir liderando la producción de vehículos. La creación de un entorno favorable a la inversión se asoma como gran palanca de futuro debido a la ausencia de una empresa matriz, que provoca que las grandes decisiones, principalmente de Stellantis, como principal motor del sector, se tomen a miles de kilómetros de la Comunidad.

Así se ha puesto de manifiesto durante la presentación de un estudio del Consejo Aragonés de Cámaras, que ha analizado este proceso de transformación en un sector que supone de forma directa el 6% del PIB autonómico, el 30,4% del empleo industrial y el 35% de las exportaciones. No en vano, según el presidente de la Cámara de Comercio, Manuel Teruel, cada empleo en la automoción genera ocho puestos de trabajo en el entorno, y cada euro dedicado a la fabricación de vehículos genera 1,85 en la economía nacional.

No obstante, pese a la ausencia de esa gran matriz de raíz aragonesa, el estudio aprecia que en Aragón hay empresas, desarrollo y potencial suficiente para integrar las nuevas tecnologías, pero, como señala la directora de Proyectos de Competitividad e Innovación de IDOM, Marian Arilla, todavía las actuaciones para ello no están bien definidas, con carencias como los problemas de conectividad en los polígonos industriales y la falta de desarrollo de 5G. “Las actuaciones que hagamos a corto plazo serán determinantes. Hay que actuar rápido y hay que actuar ya”, ha incidido.

Así, los editores del estudio detectan una “buena disponibilidad” de las empresas energéticas para apostar por el vehículo eléctrico y de hidrógeno. Ahí surge el Perte lanzado por Moncloa para el desarrollo de este tipo de automóviles, que movilizará 4.300 millones de euros públicos y 19.000 privados. “La región debe apostar de forma clara. Tenemos capacidades y conocimiento suficientes, con una gran calidad en las empresas del sector y una excelencia para estar bien posicionadas”, ha mantenido Arilla.

En este contexto, la fábrica de baterías se erige como la gran oportunidad para entrar de ello en la automoción del futuro. Todavía sin decisión sobre la ubicación, el vicepresidente de Aragón y consejero de Industria, Arturo Aliaga, no ha dudado del buen posicionamiento de la Comunidad para acoger esta planta. “Agua, gas, electricidad, terreno, capacidades, espacio, conexiones… Tenemos todas las capacidades. Y somos el centro de gravedad de la automoción en España, con el 90% de los vehículos que se fabrican en España a 300 kilómetros de Aragón”, ha defendido Aliaga.

Print Friendly, PDF & Email