Las barras de los bares recobran su protagonismo y se llenan de vida tras un mes restringidas

“Si nos quitas la barra, nos quitas un buen porcentaje económico”, ha asegurado el propietario de un bar de tapas del Tubo

La hostelería vuelve a respirar aliviada este fin de semana, el primero después de un mes marcado por las restricciones. Este jueves Sanidad anunciaba la eliminación del límite de horarios y el fin de la prohibición de consumo en barra. Ahora que los casos de Covid siguen una tendencia descendente, los aragoneses han salido este sábado a aprovechar esta vuelta a la normalidad en los establecimientos.

Los casos bajan y la afluencia de gente en los bares y cafeterías sube, especialmente en las barras de los locales, que llevaban un mes sin ser lugar de encuentro para los aragoneses. Y es que el pasado 28 de diciembre entraron en vigor duras restricciones de aforo y horarios, por lo que la flexibilización de las medidas ha supuesto un soplo de aire fresco para un sector gravemente perjudicado por la crisis sanitaria y económica.

Así pues, este sábado las barras han recobrado su protagonismo, sobre todo a la hora del vermú. Los ciudadanos de Zaragoza se han animado a salir a tomar algo y disfrutar de un buen café con tarta o una cerveza y una tapa. Muchos en las mesas, pero la gran mayoría de nuevo en las barras. “Es la primera vez en toda la pandemia que entro dentro, pero es que me apetecía un cortado”, ha asegurado una anciana mientras tomaba tranquilamente su café.

Aunque el miedo a contagiarse sigue presente y son muchos los que han coincidido en su opinión: responsabilidad individual y distancias de seguridad. “Mientras no haya aglomeraciones… No pasa nada si hay una persona, dos o tres tomando algo en la barra, pero 20…”, ha manifestado una señora que se encontraba tomando un chocolate con churros en una mesa.

Los hosteleros, «contentos» con el fin de las restricciones

La hostelería está de celebración con el fin de las restricciones impuestas el pasado mes de diciembre: “Estamos muy contentos”, ha afirmado un camarero que servía cafés en una terraza del Centro de Zaragoza. “Si nos quitas la barra, nos quitas un buen porcentaje económico”, ha asegurado el propietario de un bar de tapas del Tubo. “A la gente le gusta el picoteo, tomarse algo rápido en la barra y no tener que estar esperando a que haya mesa”, ha comentado otro hostelero que ya atendía a algunas personas en barra.

Por el contrario, son algunos los bares que prefieren seguir solo con el consumo en mesa, bien porque “me gusta más” o porque “al final con tantos cambios hemos amoldado el consumo a las mesas”, tal y como han comentado dos propietarios de dos cafeterías.

Pero todos coinciden en que “ya hacía falta” volver a una cierta normalidad en los establecimientos. Ahora, la esperanza es a lo que más se aferran, tanto hosteleros como clientela, por que la flexibilidad “prevalezca y sea, definitivamente, el fin de las restricciones”.

Print Friendly, PDF & Email