Casademont Zaragoza, rasmia y juego colectivo para vencer a Unicaja (93-82)

El Casademont Zaragoza ha sumado una nueva victoria

Casademont Zaragoza tiró de rasmia, trabajo en equipo y ‘marea roja’ para sumar una victoria 93-82 ante Unicaja, tan merecida como ejecutada con un bloque solidario en el que 5 jugadores sumaron por encima de los 10 puntos.

Deon Thompson desde el libre abrió el marcador, igual que Barreiro para empatar el inicio. El 12 de los rojillos podía con Guerrero que dejó su lugar a Kravic a la segunda jugada en que Thompson fue al 4,60. El trámite iba simétrico en el marcador con Deon sumando por dentro, como Mobley por partida doble fabricando sus puntos. Acertó Yusta, Casademont puso una defensa y un triple de Cook daban el primer hueco 13-9, celebrado con gusto por la ‘marea roja’. Unicaja respondió hasta el 15 iguales pero ahí los de Ponsarnau con un parcial de 11-6, dieron el estirón final en rojo del primer cuarto 26-21.

Bone puso “la chispa” en la primera penetración del cuarto, el bloque en pista, la defensa y el rebote, para seguir en ventaja local, mientras Thompson, Bone y Waczynski, con sendos triples, llegaban al 37-27 (min. 14). Los de Katsikaris no respondían al buen juego de los zaragozanos, con Thompson, rotundo en ataque y pudiendo con sus pares para sumar. Brizuela se pegaba a Mobley y eso lo aprovechaba Waczynski con otro triplazo para el 43-31. Pero la defensa de los locales era poderosa y Mobley burlaba a Brizuela para otro triple. Deon, ante su ex equipo, seguía desatado (13 puntos) en el 49-38. El trabajo efectivo del equipo rojillo dejaba detalles como el tapón de Radoncic a Nzosa, dejando el premio merecido del 53-38 al descanso con la canasta final de Vanwijn.

Solamente 9 segundos tardó Yusta en sumar tras la pausa. Aunque llegó al 55-45 Unicaja en el arranque, Casademont aguantaba bien y Bone abrió al 60-45 sin dar tregua. Los de Ponsarnau estaban mostrando su mejor versión y dominando +15 a mitad del cuarto. Brizuela desde el 6,75 y Kravic forzaron el tiempo de Ponsarnau tras un 0-5 (min.25). La intensidad defensiva visitante subía sin respuesta en forma de faltas, especialmente sobre Waczynski, quien desde el libre volvió a abrir diferencia y Vanwijn la prolongó hasta el +14 en otro suspiro. El choque estaba intenso pero bien ligado por Casademont Zaragoza quien, en otra contra, puso el 72-55. De ahí al final del tramo, más de lo mismo pero siempre en color rojo 79-60, tras un triplazo a tabla sobre la bocina de Waczynski, quién si no.

En el último tramo, con el marcador en clara franquicia para los de Ponsarnau, no bajaron el pistón. Bone sumó y Hlinason sacó un 2+1 para el 84-60, máxima diferencia con regusto a choque decidido porque el islandés rojillo encadenaba el segundo 2+1 ante Kravic a 7.00 del telón. Barreiro con dos triples era la solución malagueña. Casademont Zaragoza jugaba a placer y con el 90-67 a 4.46, Katsikaris pedía tiempo. En el desenlace, un lance con dos técnicas, a Francis Alonso por flopping y Katsikaris por aplaudirla. El partido ya estaba decidido hacía minutos y así se cerró, de color rojillo 93-82.

Print Friendly, PDF & Email