Opel plantea recuperar el segundo turno de noche, que abriría la puerta a 600 nuevos trabajadores

Una medida que permitiría a la planta zaragozana acercarse todavía más a su normalidad productiva

La Dirección de Opel en Figueruelas ha trasladado a los sindicatos su intención de recuperar el turno de noche en la línea 1, dedicada al Crossland X y al C3 Aircross, y que lleva suprimido desde abril. Unos planes que todavía están en fase de estudio, pero que podría convertirse en realidad durante el mes de marzo, y que permitirían la incorporación de unos 600 nuevos trabajadores para cubrir la demanda de trabajo para estos modelos.

Una medida que permitiría a la planta zaragozana acercarse todavía más a su normalidad productiva, después de que esta misma semana retomara la actividad en el mismo turno de noche en la línea del Corsa. En este caso, la Dirección reincorporó a unos 350 trabajadores que llevaban cuatro meses, desde septiembre, destinados a otras factorías de Stellantis en Madrid, Alemania, Francia o Portugal.

Así, desde el Comité de Empresa lo perciben como un “síntoma de recuperación y buena dinámica”, aunque reconociendo que la crisis de los semiconductores “aún está en el aire” y “en cualquier momento se puede tensionar de nuevo la producción”, tal y como ha explicado su presidente, Rubén Alonso. “Cruzaremos los dedos y esperamos que esto sea el comienzo de la normalidad”, ha añadido.

De hecho, el pasado martes, apenas 24 horas después de iniciar el trabajo en el turno de noche de la línea del Corsa, la Dirección tuvo que detenerse otra vez por la falta de chips para este modelo. “Día a día nos están informando si se trabaja los siguientes turnos. Esperemos que pronto se pueda trabajar también con normalidad sin estar pendientes del aviso, y que esto sea solo un pequeño altibajo”, ha señalado Alonso, detallando que, por el momento, la línea del Crossland y el C3 Aircross no ha tenido que parar desde comienzos de año.

Esta medida culmina un buen comienzo de año para la factoría de Figueruelas, que ha logrado mantener una estabilidad en su actividad después de un 2021 muy marcado por la crisis de los chips, en el que empezó con el objetivo de superar su récord de producción, cercano a los 500.000 vehículos, y que acabó con 334.000, incluso unos 50.000 menos que en el 2020 de la pandemia. De hecho, la plantilla ya acudió a trabajar los días 15, 22 y 29 de enero, y la Dirección ha fijado como productivos los cuatro sábados de febrero, y algunas jornadas de viernes por la noche, pese a que sigue siendo complicado realizar mayores previsiones a medio y largo plazo.

Print Friendly, PDF & Email