Vox pide garantizar la atención con médicos del registro de profesionales sanitarios objetores

Vox plantea que se garantice una interoperabilidad plena, inmediata y eficaz entre los diferentes servicios de salud

La formación parlamentaria de Vox en Aragón ha solicitado el reconocimiento explícito de la atención con médicos del registro de profesionales sanitarios objetores. A través de una proposición no de ley, aboga por un modelo que conecte el registro de profesionales sanitarios objetores en materia de eutanasia y los documentos de instrucciones previas.

Según ha señalado el portavoz del grupo, Santiago Morón, “actualmente no existe un instrumento de identificación que permita a los pacientes visualizar, sin género de dudas, qué médicos son favorables a la aplicación de la eutanasia y cuáles no”.

“El mecanismo de las instrucciones previas, que pretendemos fomentar a través de la presente iniciativa, permitirá al paciente influir en las futuras decisiones asistenciales. También facilitará a los profesionales de la salud la toma de decisiones respetuosas con la voluntad del enfermo, en particular cuando carezca de capacidad para decidir por sí mismo”, ha subrayado.

Vox recuerda que todos los pacientes tienen derecho a manifestar anticipadamente su voluntad acerca de sus cuidados y el tratamiento de su salud. Dicha voluntad, que ha de constar siempre por escrito, se plasma en un documento que recibe el nombre de “instrucciones previas”.

El grupo parlamentario plantea que en dicho documento se recoja esa opción, visibilizada con una casilla, o de algún otro modo fácilmente reconocible, en caso de ingresar en un centro sanitario estando gravemente mermadas sus facultades intelectivas y/o volitivas. De esta forma, el paciente declara su voluntad de ser tratado por un médico que esté inscrito en el registro de profesionales sanitarios objetores. Y todo ello en relación a la Ley Orgánica de Regulación de la Eutanasia.

En este sentido, Vox plantea que se garantice una interoperabilidad plena, inmediata y eficaz entre los diferentes servicios de salud para que, de acuerdo con lo dispuesto en la legislación de las comunidades, el registro nacional de instrucciones previas recoja las que han sido otorgadas y formalizadas.

Posición de Vox 

A juicio de la formación, existen “serios indicios de inconstitucionalidad” en la Ley Orgánica de Regulación de la Eutanasia. Pero, en tanto que no se derogue la ley, han de garantizarse los derechos y bienes jurídicos que se hallan en juego, tales como el derecho a la vida y a la salud de los pacientes, la libertad de conciencia de los médicos y la confianza.

“A tal fin, entendemos que una solución acertada consiste en establecer una conexión entre el registro de profesionales sanitarios objetores en materia de eutanasia y los documentos de instrucciones previas”, ha concluido Santiago Morón.

Print Friendly, PDF & Email