Las dos casas de Goya se llenan de lienzos y arte con El Niño de Elche como banda sonora

Goya no necesitaba muchas cosas para vivir. De hecho, no necesitaba más que un zaguán, un candil, un asador, una sartén y alguna que otra silla para tenerlo todo allá donde nació, una humilde casa en Fuendetodos en la que todavía se respira la austeridad de la familia del pintor aragonés. La capacidad artística, el talento y el carácter ilustrado también se respiran en una casa en la que ahora suena la particular voz de El Niño de Elche que, entremezclada con los trazos y lienzos de Lorena Domingo, hacen del hogar del de Fuendetodos un rincón por el que merece la pena perderse. Y unos cientos de kilómetros más allá, en Burdeos, ese lugar en el que «murió la verdad», y también el pintor en 1828, el arte continúa y el flamenco de El Niño de Elche lleva al visitante a un viaje en el que se convertirá en un «flaneur».

«Murió la verdad» es el proyecto artístico liderado por Lorena Domingo que hermana Fuendetodos y Burdeos con una exposición que mostrará la otra cara del pintor, esa en la que se puede ver su influencia y raíces gracias a aquellos lugares que fueron su cuna y hogar. La muestra se inaugurará el jueves 10 de febrero y se mantendrá hasta el 10 de abril en la Casa Natal de Goya en Fuendetodos, mientras que del 14 de abril al 2 de junio estará en la casa donde falleció Goya en Burdeos (el actual Instituto Cervantes).

El visitante solo tendrá que adentrarse en las dos casas de Goya y dejarse llevar por las pinturas de Lorena Domingo que dejan hablar al de Fuendetodos y muestran su esencia y razón de ser. A través de una introspección en los elementos de la naturaleza y en materiales como la cerámica o la piedra se puede hacer todo un recorrido por la obra del genio aragonés. Toda una experiencia inmersiva que es un apoyo al arte contemporáneo.

«Queremos apoyar y poner encima de la mesa el arte contemporáneo que tantas cosas puede aportar. En este caso es un proyecto artístico que nos permite tener una relación más profunda y diferente con Goya, viéndolo desde otras perspectivas que todavía no hemos explorado», ha reconocido este jueves el director general de Cultura del Gobierno de Aragón, Víctor Lucea, explicando que este acto se enmarca dentro del 275 aniversario del nacimiento de Goya, que culminará el 30 de marzo.

El arte es arte porque puede entenderse y plasmarse de miles de maneras. La plasticidad, colores y vibraciones de los lienzos y pinturas de Lorena Domingo tienen como banda sonora al Niño de Elche. El cantante le pone voz a Goya o, quizás, a la ausencia del genio en una casa en la que se forjó su personalidad como artista. Toda una experiencia inmersiva en la que el visitante no tendrá más que perderse, observar y reflexionar.

«Es necesario que el espectador se deje llevar por todo lo que está viendo, por esa sensación que tiene el artista cuando se enfrenta al lienzo en blanco. La muestra nos enseña la influencia que ha tenido Goya en el arte y en las diferentes maneras de mirar el mundo», ha reconocido la diputada delegada de Cultura en la DPZ, Ros Cihuelo.

Así, esta exposición sensorial es todo un recorrido por el arte que Goya nos dejó y que sigue mas vivo que nunca.

Print Friendly, PDF & Email