El Rabal, Delicias, Las Fuentes y Casco aspiran a cien millones de fondos europeos para rehabilitación de vivienda

El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, en la presentación del proyecto de viviendas en Vizconde Escoriaza

El Ayuntamiento de Zaragoza ha solicitado casi 100 millones de euros de fondos europeos Next Generation para rehabilitar más de 3.500 viviendas en el Rabal, Delicias, Las Fuentes y Casco Histórico.

La concejal de Vivienda, Carolina Andreu, ha destacado que el Consistorio tiene “proyectos sólidos” ya preparados que beneficiarían a 7.300 vecinos de estos barrios y evitarían la emisión de 203 toneladas de CO2 al año.

“Los proyectos están lo suficientemente maduros para que podamos conseguir esos fondos. Es imprescindible para conseguir esa financiación porque son la palanca para conseguir esta estrategia de rehabilitación. El Gobierno de Aragón ya tiene estos fondos y tiene ahora que repartirlos”, ha señalado y ha añadido que en el primer año pedirían 12 millones de los 33 millones que tiene la DGA concedidos por Europa para repartir.

Las reformas integrales se centran en los conjuntos residenciales de Vizconde Escoriaza, Alférez Rojas, Balsas Ebro Viejo y Aloy Sala. La concejal de Vivienda, Carolina Andreu, confía en que el Gobierno de Aragón, entidad que reparte los fondos europeos en materia de rehabilitación, conceda estas ayudas.

La inversión en la Comunidad Autónoma estará condicionada a que la justificación de la adjudicación de las ayudas esté lista en noviembre de 2023.

Andreu ha asegurado que el Ayuntamiento de Zaragoza, a través de Zaragoza Vivienda, ha presentado una propuesta sólida, viable y ejecutable en plazo con un presupuesto repartido en tres fases: 12.186.990 euros en una primera fase; 47.453.737 euros en una segunda y 33.174.822 en una tercera fase.

En total, los cuatro entornos residenciales optarían a ayudas que suman más de 98,2 millones de euros, permitiendo movilizar hasta 144 millones de euros de inversión y crear unos 2.600 puestos de trabajo.

El Ayuntamiento considera viable promocionar actuaciones de regeneración y renovación urbana a mayor escala debido a la trayectoria de rehabilitación sólida y constante en el tiempo con la que cuentan los entornos de Las Fuentes, Alférez Rojas y Balsas de Ebro Viejo y por las condiciones de propiedad que facilitan el proceso de rehabilitación en el caso de Aloy Sala.

Este criterio, unido al de la vulnerabilidad, al que presta especial apoyo el programa de barrios (tiene en cuenta características sociodemográficas de la población empadronada, la habitabilidad y antigüedad del edificio o el nivel de renta) y junto con el de la idoneidad técnica que avala la trayectoria de rehabilitación y los acuerdos ya existentes entre de comunidades de vecinos de estos entornos, permiten que el Ayuntamiento de Zaragoza se muestre convencido de que los proyectos pueden ser cien por cien ejecutables y exitosos.

Zaragoza Vivienda ha asegurado que ha mantenido reuniones con el Gobierno de Aragón con el objetivo de presentar «proyectos viables, rigurosos y que cuenten con todas las garantías para poder recibir fondos». También con diferentes administradores de fincas, asociaciones de vecinos y arquitectos relacionados con los entornos a los que hacen referencia los proyectos para transmitir la propuesta de captación de ayudas y poder incluir sus aportaciones.

En la primera fase del proyecto, el Ayuntamiento de Zaragoza optará a 12.186.000 euros de los fondos Next Generation. 50 portales residenciales, que engloban a 456 viviendas y casi 900 vecinos, y 2.713 metros cuadrados en locales podrían impulsar obras de rehabilitación.

Los proyectos presentados suponen un ahorro energético para las viviendas superior al 60% por lo que alcanzan el grado más alto de subvención, un 80% del coste de los trabajos que pasarían por la mejora de envolventes, fachadas, ventanas, cubiertas o forjados.

Con los proyectos relacionados con la rehabilitación que el Consistorio presenta a los fondos Next Generation se podrían ahorrar 203 toneladas de CO2 al año, el equivalente a 5.083 nuevos árboles.

Las Fuentes, El Rabal, Delicias y Casco Histórico

El gerente de la Sociedad Municipal Zaragoza Vivienda, José María Ruiz de Temiño, ha presentado los proyectos

Los ámbitos que optarán a las ayudas incluidas en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia están construidos en la posguerra. Cuentan con unas características constructivas que les sitúan en un punto de partida especialmente bueno para la rehabilitación, ya que su comportamiento energético actual es muy pobre y puede mejorar notablemente a través de medidas pasivas integrales.

En el barrio de Las Fuentes se propone la rehabilitación de dos conjuntos urbanos: Vizconde Escoriaza y Andrea Casamayor. Entre los dos tienen un total de 111 portales, 914 viviendas y 1.922 habitantes, de los que, pendientes de rehabilitar, a día de hoy, hay 93 portales, afectando a 762 viviendas y 1.619 vecinos.

El Conjunto Urbano de Interés Vizconde Escoriaza fue promovido en 1949 por la empresa concesionaria del transporte público “Los Tranvías de Zaragoza” como viviendas para sus trabajadores. Su principal singularidad es su disposición en torno a un patio central que originariamente tenía gran calidad ambiental y social y cuya reurbanización estaría incluida en el programa de barrios de los Next Generation. En la primera fase del proyecto, se llevarían a cabo obras de rehabilitación en 18 portales residenciales de este conjunto con fondos europeos que sumarían más de 2,6 millones de euros.

El Conjunto Urbano de Interés Andrea Casamayor fue realizado entre los años 1954 y 1957. Se trata de un entorno compuesto por manzanas rectangulares ocupadas muy densamente por bloques lineales de cuatro y cinco plantas sin ascensor. Los trabajos en este entorno comenzarían en la segunda fase.

Balsas de Ebro Viejo, en El Rabal, fue construido entre 1969 y 1971, por la Obra Sindical del Hogar para alojar trabajadores de las áreas industriales próximas.

En Balsas de Ebro Viejo hay un total de 134 portales, 1.527 viviendas y 3.135 habitantes, de los que, pendientes de rehabilitar hay 132 portales, afectando a 1.507 viviendas y 3.095 personas. En este ámbito se detecta un sobre envejecimiento de la zona con un porcentaje de población mayor de 70 años superior a la media de la ciudad. La ineficiencia energética de las construcciones y fuertes necesidades de accesibilidad son una realidad en este conjunto residencial.

En la primera fase del programa, Balsas de Ebro Viejo optará a más de 4,8 millones de los fondos. 19 portales residenciales, con 190viviendas y 379 vecinos, englobarían las ayudas iniciales.

En el barrio de Delicias, el Conjunto Alférez Rojas fue promovido por la Obra Sindical del Hogar en el año 1957. El conjunto tiene un total de 70 portales, 656 viviendas y 1.309 habitantes, de los que, pendientes de rehabilitar a día de hoy hay 60 portales, afectando a 564 viviendas y 1.091 vecinos. En este ámbito el 44% de personas mayores de 65 años viven en edificios de más de dos plantas sin ascensor.

Los fondos permitirían la rehabilitación de 11 edificios en una primera fase. 2,8 millones de euros que mejorarían la calidad de vida de 228 vecinos del barrio.

El conjunto Aloy Sala, en el Casco Histórico, promovido en 1961, nunca se ha delimitado como proyecto de las Áreas de Regeneración y Renovación Urbana (ARRU). Está constituido por 57 portales con un total de 709 viviendas y 1.492 habitantes, de los que todos ellos están pendientes de rehabilitar en eficiencia energética y gran parte de ellos en accesibilidad.

La primera fase de los Next Generación permitiría invertir 1,8 millones en esta zona de la ciudad al rehabilitar dos edificios en los que existen 56 viviendas y 98 residentes. Zaragoza Vivienda coordinará las posibles necesidades de acondicionamiento del espacio urbano (suelos privados, privados de uso público o públicos), gestionando e impulsando las aportaciones municipales en renovación de infraestructuras cuando sea necesario junto con los servicios municipales correspondientes.

Print Friendly, PDF & Email