El Huesca desperdicia su venta inicial y se deja remontar en Ipurúa (2-1)

Los altoaragoneses suman su segunda derrota seguida. Foto: S.D.H.

La Sociedad Deportiva Huesca volvió a encontrarse con la cara amarga del fútbol. Después de adelantarse en el marcador por medio de Seoane, dos goles de Stoichkov, ambos con asistencia de Tejero, dieron la vuelta al encuentro. Los de Xisco entraron con ventaja en el marcador a los últimos 15 minutos de duelo, pero los vascos supieron remar a costa de los altoaragoneses, que suman su segunda derrota seguida.

El Huesca trataría de lograr la heroica con Andrés en portería y tres centrales: Ignasi Miquel, Pablo Insua y Pulido. En los carriles se ubicaban Florian Miguel y Andrei Ratiu, más avanzados para entrar en zona de ataque. En el doble pivote, Timor y Seoane; destrucción y construcción de juego. Pablo Martínez y Joaquín secundaban a Escriche, que se colocaba en punta de ataque. En el Eibar, jugadores como Edu Expósito o Stoichkov no necesitaban presentación.

Aparecía José Corpas para dar el primer aviso sobre la meta oscense con un remate de cabeza que se marchaba desviado. En una jugada prácticamente igual, Toño volvía a centrar y el remate, más peligroso, rebotaba en la zaga oscense. El Eibar llevaba la iniciativa del juego y el Huesca trataba de ahogar su salida de balón, dando un par de sustos por medio de Joaquín a Arbilla y compañía. En el minuto 8, tercer remate de cabeza, pero esta vez por medio de Timor a las manos de Yoel. El partido se calentaba y el propio Timor veía la cartulina amarilla tras soltar el brazo.

En torno al minuto 25, las fuerzas se equilibraban tras un comienzo en que el Eibar llevaba la carga ofensiva del duelo. El Huesca empezaba a disputarle el cuero a los vascos, y de esta manera lograban acercarse al área rival. No se veían ocasiones de peligro por parte de los de Xisco, pero es cierto que la línea de cinco cumplía su cometido impidiendo las internadas locales. Había que esperar hasta el 32 para ver una jugada interesante, cuando Seoane se encontraba un disparo rechazado de Joaquín que no lograba acertar a rematar.

Sin embargo, la más clara sería para el Eibar en el 36. Edu Expósito filtraba un pase exquisito para Stoichkov, que se quedaba solo ante Andrés, pero algo escorado, y su potente disparo se marchaba desviado. En el 38, Arbilla tenía que despejar por dos veces balones peligrosos al corazón del área que podían terminar en el 0-1 para el Huesca. Susto para el Huesca por una caída dentro del área y fin de los primeros 45 minutos con los que se decretaba la marcha al túnel de vestuarios.

Derrota tras adelantarse en la segunda mitad

Corría el minuto 51 cuando Florian Miguel disparaba duro y, tras pararla Yoel, Seoane remataba y la enviaba al fondo de la red para poner el 0-1 con su octavo gol en Liga. Estallaban los 300 aficionados oscenses que tomaban Ipurúa siendo conscientes de que la victoria era vital. Eso sí, los de Garitano reaccionaban rápido y un centro de los vascos se paseaba por el área pequeña para susto de los de Xisco.

A partir de entonces, el Huesca debía emplearse a fondo en defensa y tratar de sentenciar a la contra. Los oscenses debían aguantar, porque se esperaba –bien esperado- un aluvión del conjunto local que podía retomar el liderato de la categoría. En una de esas, el recién entrado Lago Junior golpeaba al larguero en lo que podría haber supuesto el 0-2. Sin embargo, se pasó al 1-1 por medio de Stoichkov en el minuto 75. El Eibar abría a banda un balón parado para Tejero, que ponía un gran centro y ahí estaba el delantero para poner el empate.

Pero el Huesca viviría de nuevo la cara amarga del fútbol porque el Eibar marcaría otor gol prácticamente igual. Otra vez Tejero ponía un centro genial desde la banda derecha para que el delantero volviese a anotar y adelantase a los vascos en el marcador. Aun así, tuvo Poveda el empate en el 89, pero Yoel lo evitaba. En los cuatro de añadido, los oscenses no pudieron hacer frente al Eibar, que alcanzaba el liderato de la categoría. Después de dos derrotas consecutivas, el Huesca debe recomponerse.

Print Friendly, PDF & Email