Tensión y bronca entre Azcón y Ranera en el Pleno municipal de Zaragoza

Ha sido Ranera quien ha criticado a Azcón por llamar “miserable” fuera de los micrófonos a su compañero de formación

El Pleno ordinario de la ciudad de Zaragoza ha sido testigo una vez más de un nuevo cruce de palabras -y algo más que palabras- entre el alcalde, Jorge Azcón, y los grupos de la oposición, especialmente la formación socialista encabezada por su portavoz, Lola Ranera. Ha sido Ranera quien ha criticado a Azcón por llamar “miserable” fuera de los micrófonos a su compañero de formación, el concejal Horacio Royo, y ha recriminado que esa no era una forma de “dirigir el pleno”. A lo que el alcalde ha contestado que lo hacía de nuevo con el micrófono abierto, sin esconderse, porque “no soy un cobarde como usted”. “Yo solo he dicho que la intervención que estaba realizando el señor Royo, desde mi escaño, me parecía miserable”, ha recalcado Azcón.

Estos ataques entre ambos lados de la bancada política han ocurrido en el contexto, precisamente, de la aprobación por unanimidad de una moción de Podemos que instaba al Ayuntamiento a buscar un acuerdo con el Club Deportivo Tiro de Pichón que satisficiera el interés público. A partir de ahí, se ha sucedido el cruce de palabras que ha terminado con la petición, por parte de Ranera, de una Junta de Portavoces urgente y una rueda de prensa conjunta de los tres grupos de la oposición.

Los portavoces del PSOE, Podemos y ZeC en el Ayuntamiento de Zaragoza han dicho basta, y han exigido al alcalde de la ciudad que deje de “hacer uso abusivo del reglamento” y que mantenga posiciones de respeto hacia los concejales de los diferentes partidos que integran el Salón de Plenos zaragozano. PSOE, Podemos y ZeC habían solicitado una Junta de Portavoces urgente para tratar este asunto, pero según han informado, no ha sido estimada “oportuna” por el primer edil en el transcurso del pleno municipal.

Ranera ha asegurado que existe cierto “hartazgo, hastío” entre los concejales de los grupos de la oposición por el trato que reciben, según señalan, del alcalde de la ciudad. A pesar de que ya se ha tratado en otras sesiones plenarias o comisiones, la situación “sigue igual”. “Pedimos respeto a la institución, a los ciudadanos y a los concejales. Jorge es tan concejal como cualquiera de nosotros, y lo que vemos todos los meses es esa actitud de totalitarismo, maleducada, de abuso de poder, esa actitud machista hacia las mujeres, y creo que esto no se puede seguir consintiendo”, ha reprochado Ranera.

“Se olvida Azcón de que en estos momentos no es alcalde, es el presidente del salón de plenos, tiene que moderar los debates. Fuera de eso nos encontramos al portavoz del PP, y a la oposición del Gobierno de España. Hay una distorsión”, ha insistido la socialista, dejando claro que “es alcalde y no presidente, y debería dar muestras de respeto a todos los concejales”. “Es alcalde por aritmética, pero en política no vale todo. Y las formas son tan importantes como el debate político”, ha enfatizado.

Por parte de Podemos, su portavoz, Fernando Rivarés, ha tachado a Azcón de ser el elemento “perturbador” de las citas plenarias del Consistorio, y ha criticado su uso de “palabras fuera de lugar contra los concejales”. “Lejos de cumplir con su obligación, hace justo lo contrario. Hay una prueba. Todos los meses hay cinco comisiones, y esto en las comisiones no pasa. Pasa en los plenos donde la única diferencia es la presencia del alcalde”, ha insistido Rivarés, pidiendo que abandone su actitud de “mala educación e ira”.

El portavoz de ZeC, Pedro Santisteve, ha reprochado al primer edil zaragozano que hace un “uso abusivo del reglamento” y que está “contribuyendo a la crispación”. “Curiosamente a mí, que me tocó estar de alcalde, el señor Azcón crispaba desde la oposición, y ahora crispa desde su posición de alcalde”, ha recordado el de ZeC, que insta al alcalde a “interpretar el reglamento de la mejor manera”.

La izquierda y el «circo orquestado»

La respuesta por parte del PP no ha tardado en llegar. La portavoz popular en el Ayuntamiento de Zaragoza, María Navarro, ha calificado de “circo orquestado y premeditado” a la oposición, cuyas intervenciones de este viernes sólo tenían el objetivo “de convertir el Pleno de Zaragoza en un lodazal político”. Navarro ha criticado la hipocresía de los partidos de la izquierda porque son grupos “que han insultado al alcalde de la ciudad, le han llamado ruin, miserable, macarra, y también insultaron al alcalde de Madrid (en referencia a Cubero)”, y ahora piden “moderación o educación”.

“Me ha dado vergüenza ajena lo que ha ocurrido hoy, cómo a un alcalde se le interrumpía para no dejarle a hablar”, ha defendido la también consejera de Presidencia, Hacienda e Interior de Zaragoza. Asimismo, ha expresado que estas formaciones están “lideradas por el señor Cubero, que ha sido capaz de arrastrar a la señora Ranera a postulados radicales de la izquierda”. Navarro ha insistido en que el objetivo del Gobierno de la ciudad seguirá siendo el de hacer que se conozca a la ciudad “como la mejor ciudad del mundo para vivir, para trabajar, que tenga sus mejores calles, parques, su dotación social…”.

Si bien, ha pedido que dejen trabajar al alcalde, porque “puede hablar cuando quiera, debe presidir los plenos municipales, tiene la obligación y los derechos de dirigir la sesión del pleno como considere y no se le debe insultar, son reglas mínimas de educación”. Así como también solicita que se “dejen de circos impostados, querían esta rueda de prensa y la han conseguido”. “Pero en política no se ganan votos así, se ganan trabajando por el interés general, los vecinos, intentado ayudar y criticar lo que ellos consideren. Pero no puede ser que intenten boicotear la labor en beneficio de la ciudad”, ha recalcado Navarro.

Print Friendly, PDF & Email