Las comunidades energéticas llegan al ámbito urbano para reducir los costes en las facturas

Se trata de implicar a las personas consumidoras, que pasan de tener un papel pasivo a un papel activo

Generar tu propia energía y reducir el precio de tus facturas. Ese es el objetivo principal de las comunidades energéticas, cuyo funcionamiento ha explicado este viernes el Gobierno de Aragón en una jornada sobre autoconsumo en el ámbito urbano. Allí han facilitado las herramientas necesarias para implantar estos proyectos: trámites necesarios, ayudas disponibles y experiencias reales en la Comunidad. Y es que hay un “gran interés” por parte de los ciudadanos de los grandes núcleos en ser más sostenibles, más eficientes y ahorrar.

El medio rural es el ámbito “idóneo” para poner en marcha proyectos de este tipo por la comunicación entre los vecinos, los amplios terrenos y porque los ayuntamientos suelen ser quien los potencian. Pero también pueden desarrollarse en el ámbito urbano, aunque de manera diferente: en las comunidades de vecinos y en los tejados de los edificios. Así lo ha explicado director general de Cambio Climático y Educación Ambiental, Carlos Gamarra.

“La energía les saldrá más barata a los ciudadanos, será más eficiente y favorecerá el asentamiento de empresas”, ha afirmado Gamarra. En un momento en el que el precio de la energía se ha disparado estratosféricamente, el autoconsumo podría ayudar ya que la producirían las propias personas, serían “energías limpias”, por lo tanto, “más barata”, ha señalado el director general.

Además, ha destacado el papel que jugarían las comunidades energéticas en los polígonos industriales, ya que su instalación allí atraería empresas. Especialmente “generará puestos de trabajo en el medio rural”. Además, los hará “más competitivos” y conseguirán “abaratar costes al generar su propia energía”, aunque eso sí, una vez amortiguada la inversión inicial.

Así pues, el objetivo final de esta jornada ha sido el de “concienciar y sensibilizar” a la población sobre el autoconsumo y propiciar el desarrollo de proyectos eficientes. Los ciudadanos pueden “comprar y administrar su propia energía, va a ser el futuro”, ha asegurado Gamarra. La descentralización del sistema energético a través del autoconsumo y las comunidades energéticas será «una de las palancas clave» en la transición energética.

Se trata de implicar a las personas consumidoras, que pasan de tener un papel pasivo a un papel activo, ya que pueden gestionar la producción, el intercambio y el almacenamiento de energía renovable. Y es que el coste de este tipo de instalaciones se ha reducido de forma importante en la última década. «Este modelo de generación, además de ser renovable y ayudar a combatir el cambio climático, es un sistema rentable y competitivo que revierte en un ahorro económico para la ciudadanía», han informado desde el Gobierno de Aragón.

Tras dos años concienciando sobre las comunidades energéticas y el autoconsumo, esta jornada pone fin al segundo ciclo de talleres y divulgación, celebrada hoy en el Departamento de Agricultura, Ganadería y Medioambiente. Una jornada que ha tenido “muy buena acogida” con todas las plazas completas.

Print Friendly, PDF & Email