El Pleno de Zaragoza rechaza involucrarse en el conflicto del transporte público

La moción no ha contado tampoco con el apoyo de Vox

Pese a la insistencia de los grupos municipales de izquierda para buscar soluciones de forma urgente al conflicto laboral en el transporte público de la ciudad de Zaragoza, el pleno del Ayuntamiento ha vuelto a rechazar la moción presentada en este caso por el PSOE. En esta ocasión, los socialistas han pedido también al equipo de Gobierno que presenten proyectos relacionados con la mejora de la movilidad urbana que puedan ser financiados con fondos europeos, así como diferentes propuestas de reorganización del transporte público y mejoras en las frecuencias y el servicio de los buses públicos a los barrios rurales y a los principales polígonos de la ciudad.

«Llevamos un año de huelga y, ahora mismo, por si no lo saben, les traigo la primicia, se han roto definitivamente las negociaciones. Ustedes creen de verdad que podemos decirle a los ciudadanos que no podemos hacer nada, cuando en años anteriores nos cansábamos de pedirle a otros alcaldes que dieran la cara», ha reclamado el concejal del PSOE, Alfonso Gómez.

Tanto Zaragoza en Común como Podemos se han sumado a esta demanda asegurando que se necesita «un mediador en el conflicto». De igual forma, el concejal de ZeC, Alberto Cubero, ha reprochado que no se hayan cumplido ninguna de las promesas que decían, «ni han cumplido la reordenación de la línea de autobús que prometían ni la del tranbus y mira que eran pocas promesas».

En este sentido, el portavoz del Podemos Zaragoza, Fernando Rivarés también ha insistido en la necesidad de mejorar cuanto antes estos aspectos. «Urge urgentemente la reordenación de las líneas del autobús, ya que hay nuevas necesidades. Se debe incluir la creación de buses circulares de barrio. Eliminar líneas de un solo sentido. Es urgente que se cree un eje este oeste de transporte de alta capacidad, que a mí me parecer debería ser el tranvía», ha apuntado.

En su defensa, la concejal de Servicios Públicos y Movilidad, Natalia Chueca, ha vuelto a pedir a las partes implicadas que «sean razonables» y que «intenten llegar a un acuerdo porque los zaragozanos no se merecen estar en esta situación». Del mismo modo, ha querido recordar a la bancada de la izquierda que en el último conflicto con ellos en el poder «despidieron a 153 trabajadores y nos costó 22 millones de euros de nuestro presupuesto municipal», por lo que ha dicho no entender sus acusaciones ahora.

La moción no ha contado tampoco con el apoyo de Vox. La concejal de la formación, Carmen Rouco, ha expuesto que «sea el gobierno que sea, no es posible implicarse en un conflicto laboral que no nace en el seno del Ayuntamiento de Zaragoza, sino la de empresa que presta un servicio al consistorio». Pese a ello, sí ha estado de acuerdo con uno de los puntos de la moción que instaba al Gobierno de la ciudad a mejorar las frecuencias y el servicio de buses públicos a los barrios rurales, en colaboración con el Consorcio de Transportes, y a establecer trayectos o líneas que presten servicio a los principales polígonos industriales de la ciudad. Sin embargo, dado que la votación se ha realizado por separado, la moción no ha salido adelante.

Print Friendly, PDF & Email