Una nueva plaza en el Cementerio de Torrero recuerda al Ángel de Budapest

El Cementerio de Torrero ha estrenado un nuevo espacio para el Ángel de Budapest

El Cementerio de Torrero cuenta desde hoy con una nueva plaza en recuerdo al diplomático zaragozano Ángel Sanz Briz, conocido como Ángel de Budapest, que salvó la vida de miles de judíos durante la II Guerra Mundial. El Ayuntamiento de Zaragoza ha rendido homenaje a su figura con un emotivo acto al que ha asistido la familia del diplomático.

La plaza está ubicada en la zona de entrada del Cementerio Antiguo y se ha pensado como una zona de reposo donde poder disfrutar del descanso al aire libre y recordar a este zaragozano ilustre.

En la inauguración han estado presentes el alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón; el responsable de Urbanismo, Víctor Serrano, y uno de los hijos del diplomático, Juan Carlos Sanz-Briz, quien ha destacado el arraigo que tenía su padre por la capital aragonesa.

En la zona se han plantado unos arbustos y un seto con forma de Estrella de David. Allí se colocaron el pasado sábado, 22 de enero, sus cenizas en una ceremonia íntima y familiar. Al finalizar el acto de este jueves se ha plantado un árbol en recuerdo de las víctimas del holocausto. Un gesto que se repetirá cada 27 de enero, Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto.

Además, se ha colocado un muro de piedra negra, con unas dimensiones de 3 metros de largo por un metro de alto por 30 centímetros de ancho, que recoge la siguiente inscripción: “Aquel que salva una vida, es como si salvara un universo entero, junto a los reconocimientos recibidos durante su trayectoria, “Justo entre las naciones”, “Embajador de España”, e “Hijo predilecto de Zaragoza”.

Print Friendly, PDF & Email